domingo, mayo 31, 2009

¿Quién hizo el Auriñaciense?

ResearchBlogging.org

La tecnología lítica conocida como el Auriñaciense ha sido tomada siempre en la paleoantropología como un marcador de la expansión de los humanos modernos por Europa. Sin embargo, los restos humanos fósiles asociados con esta industria son muy escasos, y por lo general se limitan a dientes, que para colmo son difíciles de adscribir a una u otra de las especies humanas que vivían en Europa en ese momento: Homo neanderthalensis y Homo sapiens. Un nuevo estudio sobre los dientes de este período podría evacuar las dudas por completo.

Imagen de dientes del estudio. neandertales izquierda, sapiens derecha Hay científicos que sugieren que los neandertales podrían ser los responsables del Auriñaciense, ya que los primeros vestigios de esta industria aparecen unos 10 mil años antes de que se vean restos fósiles de sapiens por toda Europa. El período en cuestión ronda los 30 mil años antes del presente.

Hace poco ya se ha probado fuera de duda que el Chatelperroniense, industria lítica avanzada de los últimos neandertales, fue autóctona, y sin influencia de parte de los sapiens, ya que no habían llegado todavía.

Shara E. Bailey, Timothy D. Weaver y Jean-Jacques Hublin, han publicado un artículo en el Journal of Human Evolution en el que muestran un nuevo enfoque en el estudio de los dientes de este período del Paleolítico Superior.

Si bien pro lo general los no se sabe a qué especie pertenecen los dientes de este período europeo, investigaciones recientes demuestran que los neandertales poseen patrones distintivos en relación con los sapiens. Igualmente, es muy raro encontrar los dientes con la mandíbula, por lo general aparecen solos y la probabilidad de identificar la especie del individuo a quien pertenecían es casi imposible, ya que a veces sólo hay un único diente.

diente de Mladec “Nosotros presentamos un acercamiento Bayesiana a la estadística ”, dicen los autores, “para clasificar a los individuos representados exclusivamente por dientes en dos grupos posibles”.

Así la clasificación que proponen está basada en las frecuencias de ciertos rasgos dentales y en el tamaño de muestras conocidas de 95 neandertales y 63 sapiens del paleolítico superior. En una validación cruzada de las muestras conocidas, el 89% de los neandertales y el 89% de los sapiens, fueron clasificados de forma correcta. O sea que funciona bastante bien el sistema, en base a lo que ya se tiene por seguro.

Entonces le tocó el turno al estudio de los dientes desconocidos, o sea que no se sabe a qué especie pertenecen. Los autores del estudio aplicaron el mismo sistema sobre ellos, una muestra de 54 individuos, 34 de los cuales estaban asociados con la industria Auriñaciense y otras industrias del Paleolítico Superior (no el chatelperroniense), 15 estaban asociados con el chatelperroniense, y tres sin asociación alguna.

De los 34 auriñacienses, 29 resultaron ser identificados como humanos modernos por este nuevo sistema. “Estos resultados”, dicen los autores", “proveen una de las evidencias más fuertes de que los humanos modernos hicieron el Auriñaciense”.

Referencia

Bailey, S., Weaver, T., & Hublin, J. (2009). Who made the Aurignacian and other early Upper Paleolithic industries? Journal of Human Evolution DOI: 10.1016/j.jhevol.2009.02.003

martes, mayo 26, 2009

Los primeros pasos en América

Los invito a leer un artículo mío que hace un estado de la cuestión del Poblamiento de imageAmérica:

Los primeros pasos en América

Quinientos años atrás los europeos se encontraron con un continente del que no tenían noticias y que tampoco se imaginaban. Lo más extraño es que esa inmensa cantidad de tierra estaba habitada por lo que parecía ser gente. ¿Por lo que parecía ser gente? ¿Eran animales? Los europeos se tomaron su tiempo en reconocer a los indígenas americanos, esas “nuevas” culturas como seres humanos, pero cuando lo hicieron, comenzaron a preguntarse cómo habían llegado a ese continente olvidado. Es la pregunta que hoy en día se siguen haciendo los antropólogos.

Futuro, Página 12. Sábado, 23 de Mayo de 2009

miércoles, mayo 20, 2009

Fósil de 47 millones de años clave en la evolución de los primates

ResearchBlogging.org

Ayer se presentó un fósil clave para el estudio de la evolución humana y de los primates. Un pequeño ser similar a un lemur de unos 47 millones de años de antigüedad. Es clave, pero no es un eslabón perdido como se está diciendo en casi todos los periódicos.

Ida,  Darwinius masillae

Los propios descubridores dijeron que es un fósil magnífico y que ayudará a iluminar las raíces evolutivas de primates y humanos, pero que está lejos de ser un hito que resuelva los misterios de la evolución temprana. Ya que se podría decir que está relacionado, pero no está tan cerca de nuestros ancestros evolutivos.

El nombre científico del fósil es Darwinius masillae, pero fue a podado Ida, en honor a la hija de seis años de Jorn Hurum. Fue descubierto en 1983 por un coleccionista privado en una mina de carbón cerca de Frankfort, Alemania, y luego comprado por Hurum en 2007.

Era similar en tamaño a un gato, tenía cuatro patas y una larga cola. Y algo clave, tenía pulgares oponibles. Ida era una hembra que se cree que murió a los 10 mese de edad. No es un ancestro directo de monos y humanos, ni es un eslabón perdido, pero puede ayudar a imaginar cómo podría haber sido ese ancestro común a monos y humanos.

Para que se den una idea del parentesco entre el Darwinius, los homínidos y los monos modernos, vean este cuadrito del paper original. Tanto nosotros como los monos modernos, somos todos haplorrinos (Haplorrhini), los lemures son sterpsirrhini. Así que el Darwinius está cerca de estos últimos, pero mucho más de los haplorrinos.

image

“El fósil es el mejor preservado que se haya hallado de un primate”, dijo Jorn Hurum, de la Universidad de Oslo, uno de los científicos que presentaron el espécimen. Está completo en el 95%, incluyendo sus dedos y uñas, y sólo le falta una porción de la pierna. También incluye el contenido de sus intestinos, lo que mostró que la criatura comía hojas y frutas en un medio ambiente boscoso.

Otros expertos no relacionados con el descubrimiento e investigación del Darwinius masillae cuestionan las conclusiones de Hurum y sus colegas acerca de qué tan cercano sería a monos y humanos.

"En verdad, no creo que esté terriblemente cerca de la línea ancestral común de monos y personas”, dijo K. Christopher Beard, del Museo de Historia Natural Carnegie, de Pittsburgh. “Diría que está tan lejos como es posible de los primates. Más que una tía de hace mucho tiempo, diría que es más bien un primo tercero. De modo que sólo se parece a criaturas ancestrales de manera muy periférica”.

Beard afirmó que los científicos ya tienen un fósil de China de casi la misma antigüedad, que es aceptado ampliamente como ancestro de humanos y primates, y que es mucho más pequeño que el nuevo espécimen y comía una dieta diferente.

Para una historia mediática de Ida les recomiendo el artículo de Nora Bar y el de Javier Yanes. También el análisis del lo mal que se ha tratado este tema en los medio realizado por el Paleofreak. Y un ejemplo de lo que es divulgación científica de la mano de Leonardo Moledo.

Vía AP

Referencia: Franzen, J., Gingerich, P., Habersetzer, J., Hurum, J., von Koenigswald, W., & Smith, B. (2009). Complete Primate Skeleton from the Middle Eocene of Messel in Germany: Morphology and Paleobiology PLoS ONE, 4 (5) DOI: 10.1371/journal.pone.0005723

Para ver un Video en BBC

Más en inglés: Paryngula, Laelaps, The Loom, LiveScience, LiveScience2.

lunes, mayo 18, 2009

¿Los sapiens se comían a los neandertales?

Los Homo sapiens se comieron a los neandertales. No, no se asusten. Es sólo un titular sensacionalista que está dando la vuelta por los periódicos mundiales. The Guardian titula su nota: “How Neanderthals met a grisly fate: devoured by humans”, que vendría a ser “Cómo los neandertales conocieron su horrible destino: devorados por humanos”.

El primer error en el título es asumir que los únicos humanos somos nosotros los sapiens, los neandertales también lo eran, así como todos los integrantes del género Homo. Pero, ¿qué hay de cierto en ese titular y semejante nota que sólo se ocupa de la comilona sapiens?

Es simpático sin duda, leer al periodista diciendo que uno de los misterios de la ciencia se han resuelto, la desaparición de los neandertales: “los humanos modernos se los comieron”.

El asunto es que el periódico, junto con otros tantos, tomaron el ángulo más sensacionalista posible del artículo científico, que trata sobre otros temas muy interesantes para la paleoantropología.

Se trata del descubrimiento de una mandíbula en Les Rois, Francia. El hueso está asociado a herramientas líticas Auriñacienses, o sea que sería uno de los pocos yacimientos que tienen huesos asociados al estadio inicial del Auriñaciense, una tecnología generalmente vinculada con los primeros Homo sapiens europeos. Pero la sorpresa, es que la mandíbula parece ser neandertal.

mandíbula de niño de Les Rois

El hueso presenta características neandertales, no presentes en los sapiens del Paleolítico Superior. De confirmarse podría implicar una revisión total de las asociaciones de culturas líticas a una u otra especie. Es que la mayoría de los yacimientos de tecnologías avanzadas del Paleolítico Superior que se han asociado a Homo sapiens, no fueron asociados porque hubiese huesos de esta especie, sino simplemente porque eran avanzados, y no se creía que los neandertales eran capaces de confeccionar semejantes herramientas líticas.

O sea, la noticia es que estos podrían ser los restos óseos más antiguos asociados a herramientas líticas del estilo auriñaciense. Y al parecer son neandertales.

El artículo fue publicado en Journal of Anthropological Sciences por Fernando Ramirez Rozzi y colegas.

Los autores han estudiado una mandíbula, atribuida a un niño, datada en 28-30 mil años, que tiene evidencias de corte y presenta características neandertales. Otra mandíbula se ha encontrado en el yacimiento que ha sido atribuida a un humano moderno. La única tradición cultural descubierta en el sitio es auriñaciense.

Los autores explican en el artículo que tres posibles explicaciones podrían explicar semejante evidencia tan inesperada:

La primera es que el auriñaciense era exclusivo de los humanos modernos y que la mandíbula de niño neandertal representa evidencias de canibalismo ya sea por hambre o ritual simbólico. O sea que los sapiens se comían a los neandertales.

La segunda posible explicación es que la tecnología aurinaciense fue producida por grupos humanos que tenían ambas características, tanto de humanos modernos como de neandertales. O sea híbridos, como los que se cree que podrían haber sido los de Lagar Velho, Cioclovina, Mladeč, Pestera Muierii u Oase. Según los autores del estudio, esto podría evidenciar un contacto biológico entre los dos grupos humanos.

La tercera explicación es que los restos humanos de Les Rois representan una población de humanos modernos que conservó características primitivas, lo que podría sugerir una variación muy grande entre los Homo sapiens del paleolítico superior.

En The Guardian se citan las opiniones de Francesco d'Errico y Chris Stringer, dos paleoantropólogos famosos. El primero dice que “Un grupo de marcas no se convierte en un caso completo de canibalismo. También es posible que la mandíbula haya sido encontrada por sapiens y hayan usado sus dientes para hacer un collar”.

Stringer dijo: “Esta es una investigación muy importante. Necesitamos más evidencia, pero esto podría indicar que los humanos modernos y los neandertales estaban viviendo en la misma zona de Europa en el mismo tiempo, que estaban interactuando, y que algunas de estas interacciones podrían haber sido hostiles. Esto no prueba que erradicamos sistemáticamente a los neandertales o que regularmente comíamos su carne. Pero si agrega a la evidencia de que la competición puede haber contribuido a la extinción de los neandertales”.

Más info en inglés en el blog del paleoantropólogo John Hawks.

Referencias

Ramirez Rozzi FV, d'Errico F, Vanhaeren M, Grootes PM, Kerautret B, Dujardin V. 2009. Cutmarked human remains bearing Neandertal features and modern human remains associated with the Aurignacian at Les Rois. J Anthropol Sci 87:153-185.

jueves, mayo 14, 2009

Descubren estatuilla de marfil de hace 35 mil años en Alemania

Arqueólogos alemanes han descubierto una estatuilla hecha por el hombre que sería la más antigua hasta la fecha. Es una talla con el formato conocido como Venus, con senos y vulva desproporcionados, y curvas pronunciadas. Ha sido tallada en marfil de mamut y fue datada en 35 mil años de antigüedad.

image

Según dijo el responsable de las excavaciones, Nicholas Conard, de la Universidad de Tubinga, este descubrimiento demuestra que las expresiones artísticas habían aparecido antes entre los humanos prehistóricos. En sus palabras “este descubrimiento cambia radicalmente nuestra visión del arte paleolítico”.

La talla tiene sólo seis centímetros de longitud, y fue descubierta rota en seis fragmentos a unos 20 metros de distancia de la boca de la cueva y le faltan el brazo y hombro izquierdos. Fue en septiembre de 2008 durante unas excavaciones en la cueva de Hohle Fels, cerca de la localidad de Scheklingen, en el sureño estado alemán de Baden-Württemberg.

"Nos quedamos sin habla al verla", dijo Conard al presentar por primera vez a la opinión pública la figura, que calificó como "una pieza llena de energía y muy expresiva".

Su compañero, Pau Mellars escribe en un artículo de la revista científica Nature que la nueva venus es casi pornográfica, teniendo en cuenta los valores estéticos y morales de la actualidad.

image La Venus de Hohle Fels es similar a otras estatuillas femeninas que aparecieron más tarde en la cultura Gravetiense, unos miles de años después, en la hipertrofia de los rasgos sexuales, como el pecho y la vulva, y el detalle casi preciosista de manos y dedos. En esa misma región de Suabia, Alemania, se han encontrado otras 25 estatuillas similares, todas posteriores.

Esta nueva venus se ubicaría cronológicamente con los inicios de la cultura Auriñaciense y finales de la Chatelperroniense. La primera asociada a los primeros Homo sapiens europeos, y la segunda a los últimos neandertales.

“Lo más sorprendente es la erupción repentina de todas estas formas artísticas con la llegada del sapiens a Europa”, dice Mellars.

Mellar dice también en su artículo de Nature*: “Fue descubierta en asociación con herramientas líticas, de hueso y marfil asociadas a la cultura Auriñaciense, que representan los primeros establecimientos en Europa de poblaciones de humanos totalmente modernos en anatomía y genética”.

Referencias

  • Videos sobre la estatuilla en Nature.
  • * “Origins of the female image”. Paul Mellars, NATURE|Vol 459|14 May 2009.
  • “A female figurine from the basal Aurignacian of Hohle Fels Cave in southwestern Germany”. Nicholas J. Conard. Vol 459| 14 May 2009| doi:10.1038/nature07995

image

martes, mayo 12, 2009

Hace 70 mil años los H. sapiens ya usaban pegamento

Hace 70 mil años, en Sudáfrica, los Homo sapiens ya utilizaban pegamento, y al parecer bastante fuerte. Científicos sudafricanos descubrieron compuestos adhesivos junto a microfracturas en utensilios de piedra en la cueva Sibudu, en Suráfrica.

image

El estudio fue publicado por varios expertos de la Universidad de Witwatersrand, en Sudáfrica, en 'Proceedings of National Academy of Science'. En él los autores opinan que el uso de estos compuestos adhesivos es reflejo de un pensamiento complejo.

Pudieron descubrir los ingredientes del pegamento: algunas plantas elásticas y polvo rojo ocre mezclados en una proporción adecuada para ser adherente. Este pegamento natural fue descubierto donde deberían haberse incrustado el mango con las herramientas líticas.

"Nosotros conocemos la posibilidad de que la gente de Sibudu colereara sus armas simbólicamente, quizás como una ofrenda de sangre, pero no era una explicación satisfactoria", dijeron los autores.

Para dar consistencia a su hipótesis, el equipo, liderado por Lyn Wandley, encontró los componentes en la naturaleza. Se trata de una acacia que exuda una sustancia pegajosa por las grietas de su corteza. Esta goma es utilizada en la industria alimentaria como emulsionante y estabilizador. Debido a que tiene ácido urónico, es ideal para completar la composición con el óxido ocre, que es hierro.

Después de replicar la fórmula, Wandley y sus colegas hicieron pruebas de 'pegado' de varios utensilios, exactamente igual que los antepasados en la Edad de Piedra. Y funcionó en la mayoría de los casos con éxito.

"No tenemos todas las respuestas sobre la elección del rojo ocre para algunos de ellos componentes adhesivos prehistóricos. Podríamos decir que su contenido alto de hierro tiene relación con ello, pero también tiene desventajas. Habrá que seguir investigando", apuntan los investigadores sudafricanos.

En todo caso, recuerdan que se trata de lo que denominan 'pirotecnología', en la que hay que tener en cuenta numerosos factores, como la temperatura, la mezcla de componentes o la formación de carbones.

En definitiva, concluyen que los humanos de hace decenas de miles de años eran unos artesanos "con capacidad para pensar en términos abstractos acerca de las propiedades de las plantas y los productos naturales con óxido. Cualidades como el óxido, hidratación o sequedad son pensamientos complejos. Hacer el pegamento precisaba una capacidad operacional a múltiples niveles".

Vía El Mundo

lunes, mayo 11, 2009

Descubren pelos humanos de hace 200 mil años

Los humanos no fuimos siempre los que se comían a todos los animales, alguna vez fuimos nosotros la comida. Y todo lo que se come… termina siendo defecado. Así han descubierto coprolitos, estiércol fosilizado, de hienas con pelos fosilizados dentro de hace unos 200 mil años.

Las evidencias fósiles más antiguas de Homo sapiens son de hace 195 mil años, en el yacimiento Omo. Pero los paleoantropólogos creen que los humanos modernos se originaron para esa época, por lo que podríamos estar ante de los pelos de los primeros sapiens.

pelos de hace 200 mil años

Hasta la fecha, los pelos humanos más antiguos descubiertos eran unos de una momia de hace 9000 años descubierta en Chile. Es que resulta muy raro descubrir restos de tejidos blandos como el pelo, la piel o músculos que sobrevivan más de algunos cientos de años, y para que se fosilice es más raro todavía, por lo general sólo se convierte en piedra el tejido duro como los huesos.

Son 40 cabellos, descubiertos dentro de los coprolitos de hienas marrones (Parahyaena brunnea) en la cueva Gladysvale, Sudáfrica. Los restos han sido datados entre 195 y 257 mil años. Esto termina de confirmar lo que ya se creía dese hace mucho, que los restos homínidos acumulados en las cuevas sudafricanas eran el resultado de las comilonas de las hienas.

El estudio de los pelos fue publicado por la Dra. Lucinda Backwell, paleontóloga de la Universidad de Witwatersrand, Johannesburg, Sudáfrica, y colegas en Journal of Archaeological Science.

Los pelos pudieron fosilizarse gracias a que las hienas se dieron un festín con los humanos, e hicieron sus necesidades. Ahora esos pelos podrán ser analizados a fondo para descubrir de qué color eran e incluso el estado de salud de sus ex dueños.

Blackwell dijo a Telegraph que esta es la primera evidencia homínida fósil que no son huesos.

Los pelos fueron comparados con los de humanos modernos y diferentes primates actuales, y se llegó a la conclusión de que son consistentes con la forma de los pelos humanos.

Los investigadores asignan el cabello al género Homo, pero sin asignar a ninguna especie en particular, pueden haber pertenecido a Homo heidelbergensis, que era el homínido que existía en aquellos tiempos en esa región, pero no descartan que pudiese ser de uno de los primeros Homo sapiens.

Referencias

“Probable human hair found in a fossil hyaena coprolite from Gladysvale cave, South Africa”. Lucinda Backwell, Robyn Pickering, Don Brothwell, Lee Berger, Michael Witcomb, David Martill, Kirsty Penkman, Andrew Wilson. Journal of Archaeological Science. Volume 36, Issue 6, June 2009, Pages 1269-1276.

image

viernes, mayo 08, 2009

Nuevo blog sobre paleontología

Los invito al nuevo blog que he lanzado. Soy fana de los dinosaurios desde que era pequeño, y siempre estoy informado sobre las novedades en el tema, así que… ¿por qué no compartir esa información? Por eso me decidí a abrir el blog: Fanaticus saurus, donde escribiré sobre paleontología en general, no sólo sobre dinos.

Lo he inaugurado con este artículo que los invito a leer:

Dinosaurios, todo lo que usted quiso saber sobre ellos

brontosaurus

jueves, mayo 07, 2009

El Hobbit de Flores tenía pies grandes, especial en Nature sobre el H. floresiensis

El hobbit de Flores, el Homo floresiensis, es uno de los homínidos más famosos de la historia, y se ha escrito tanto sobre un único ejemplar, el LB1, que se podría decir que es uno de los más tratados. La última edición de Nature trae varios artículos sobre él.

pie del hobbit de flores Este pequeño homínido que vivió hasta hace unos 14 mil años en la isla de Flores, en Indonesia medía apenas un metro de altura. El individuo LB1 es el más completo, casi todos sus huesos se han preservado en un estado subfósil.

En uno de los artículos de la última edición de Nature se analiza la forma de sus pies. Se han descubierto ambos pies, el izquierdo relativamente completo, y el derecho sólo en partes.

Al parecer los pies del Hobbit de Flores eran excepcionalmente largos en relación con el femur y la tibia, o sea con sus piernas. Resulta gracioso, ya que los Hobbit de Tolkien también tenían pies largos para su tamaño corporal.

Esta proporción nunca fue vista en un homínido, según dicen los autores W. L. Jungers y colegas. Sólo se ve en simios africanos actuales. Si bien tienen la mayoría de las características del pie humano actual, las proporciones son más primitivas y simiescas. Algo que sólo se ve en homínidos fuera de nuestro género Homo.

Esto hace concluir a los autores que los ancestros de los floresiensis podrían no haber sido los Homo erectus, como creen sus descubridores, sino algún primate más primitivo, como los australopitecos o tal vez el Homo habilis. Ya antes también se había dicho que podrían ser descendientes directos de algún australopitecus. (ver cuadro del final)

En otro artículo Eleanor Weston y Adrian Lister muestran que el cerebro de los hipopótamos enanos de Madagascar, también extintos, eran desproporcionadamente más pequeños que el de sus parientes del continente. Algo que ocurre también con el Homo floresiensis, que tiene un cerebro diminuto, al grado de que muchos científicos han querido ver una patología que ya se ha descartado.

Con esto se quebraría la regla de que la reducción en el tamaño corporal de los mamíferos es acompañada sólo con una reducción moderada en el tamaño del cerebro.

Más detalles de la mano del Paleofreak.

Referencias

W. L. Jungers et al. 2009. The foot of Homo floresiensis. doi:10.1038/nature07989. 

Eleanor M. Weston &  Adrian M. Lister. 2009. Insular dwarfism in hippos and a model for brain size reduction in Homo floresiensis. doi :10.1038/nature07922.

image

martes, mayo 05, 2009

Reconstrucción del Homo sapiens más antiguo de Europa

La BBC está preparando una serie de documentales llamados "The Incredible Human Journey", el increíble viaje humano. Saldrán al aire a partir del 10 de mayo, pero lo interesante es que están creando reconstrucciones de fósiles famosos. El primero que dieron a conocer como campaña de promoción es una reconstrucción forense del cráneo Oase 2.

image Hasta la fecha este fósil es el Homo sapiens más antiguo de Europa, datado en 35 mil años de antigüedad. Pero si recuerdan noticias dadas a conocer aquí, lo interesante es que es un cráneo en debate porque presenta rasgos arcaicos, por lo que algunos creen que podría tratarse de un híbrido sapiens neandertal.

El cráneo fue descubierto en 2003 en la cueva Pestera cu Oase, al suroeste de Rumania. Se cree que perteneció a un adolescente.

El paleoantropólogo John Hawks opina en su blog que para él este cráneo siempre tuvo características asiáticas: pómulos prominentes, rostro vertical, ángulo nasal bajo, no tiene órbitas oculares redondas.

Y al parecer en esa visión se inspiraron para la reconstrucción, como pueden ver en la imagen. Es un trabajo del artista forense Richard Neave.

Homo sapiens oase 2

Reanudan las excavaciones en Zhoukoudian, donde apareció el Hombre de Pekín

Xinhua

A mediados de este mes un equipo de científicos chinos iniciará un proyecto de excavación en el lugar donde se encontró el primer cráneo del Hombre de Pekín (Homo erectus pekinensis), las ruinas de Zhoukoudian, con el objetivo de extraer más reliquias relacionadas con esta subespecie del Homo erectus, que vivió hace unos 770.000 años.

La excavación comenzará en la ladera occidental del emplazamiento y durará dos meses, señaló hoy lunes Gao Xing, subdirector e investigador del Instituto de Paleontología Vertebrada y Paleoantropología, en una entrevista con Xinhua.

"Buscar un cráneo es un poco como jugar a la lotería. Sin embargo, es probable que encontremos fósiles de animales, cerámica de gres y restos de fuegos", destacó.

El arqueólogo chino Pei Wenzhong descubrió el primer cráneo completo del Hombre de Pekín en las ruinas de Zhoukoudian, a unos 50 kilómetros al suroeste del centro de Beijing, en diciembre de 1929.

Hasta hace poco, los científicos creían que el Hombre de Pekín vivió hace entre 400.000 y 500.000 años, sin embargo, gracias a un nuevo método de datación radioactiva, este año se halló que la especie en cuestión podría remontarse hasta 770.000 años atrás. Este descubrimiento fue publicado el pasado mes de marzo en la revista científica británica Nature.

De las ruinas de Zhoukoudian se han extraído más de 200 fósiles humanos, 100.000 piezas de greses así como fósiles de 98 especies de mamíferos y de 62 especies de pájaros, detalló Gao.