miércoles, abril 26, 2006

Historia de los fósiles Neandertales

El comienzo de la historia del Hombre de Neandertal es también el inicio de la paleoantropología. En agosto de 1856 fue descubierto el espécimen que luego sería conocido como Neandertal 1. El lugar fue la cueva Fedhofer en el valle del río Neander, Alemania. Fue bautizado Hombre de Neanderthal porque así se dice "valle del Neander" en alemán.

Los restos óseos fueron encontrados en una cantera cercana a la ciudad de Düsseldorf. Esos huesos fósiles eran un casquéte craneal, dos fémures, los tres huesos del brazo derecho, dos del brazo izquierdo, parte del hueso ilíaco izquierdo, y fragmentos de la escápula y costillas. Encontrados por los trabajadores de la cantera, fueron dejados a un lado para que los viese un profesor local, naturalista amateur, llamado Johann Karl Fuhlrott (ver imagen). Él sospechó enseguida que esos huesos representaban piezas importantes del pasado de la humanidad, aunque no preveía que serían los primeros restos de homínidos en un estado evolutivo anterior. El libro El origen de las especies, de Charles Darwin no había sido publicado todavía, saldría en 1859.

Fuhlrott envió una descripción del material al anatomista Hermann Schaaffhausen y el descubrimiento fue anunciado conjuntamente en 1857.

Una de las primeras especulaciones sobre el origen de esos extraños huesos fue la del científico alemán R. Virchow, que decía que el esqueleto había pertenecido a un jinete cosaco, que tenía esos gruesos huesos supraorbitales formados por frotarse muy seguido la frente, debido al dolor que le causaban las enfermedades óseas. No duró mucho este error, aunque las primeras descripciones tuvieron mucha controversia.

M. Boule y H. Vallois fueron los primeros en decir que el Hombre de Neandertal no formaba parte de los ancestros del hombre moderno. Creían que tenía una contextura parecida a la de los simios, y que seguramente tendría la misma inteligencia, también que caminaba como un mono.

Estas suposiciones estaban basadas en una mala interpretación del espécimen de La Chapelle-aux-Saints (un individuo anciano con artritis crónica en todo su cuerpo), y también por un prejuicio de esos dos científicos, que se negaban a aceptar la relación del neandertal con los europeos modernos.

Luego se supo que los restos de Fedhofer no fueron los primeros neandertales descubiertos. El niño de Engis, en Bélgica fue el primero, en 1829; y el segundo fue un cráneo de mujer en Forbes Quarry de Gibraltar, en 1848. Pero las implicancias de estos dos descubrimientos no fueron advertidas hasta que el descubrimiento del valle del Neander fuera descrito y discutido por varias autoridades en la materia.

El nombre de la especie, Homo neanderthalensis, fue dado por el anatomista irlandés William King en una reunión de la British Association en 1863, y luego publicado en el Quaterly Journal of Science en 1864.

Desde entonces fueron encontrados restos de unos 500 neandertales, una especie que es sin duda la más discutida en el ámbito académico. Hoy en día es aceptada una visión multirregional que ve a los neandertales siendo absorbidos o marginados por los Homo sapiens que llegaron desde medio oriente. Extinguiéndose de esa forma, sin dejar huellas genéticas en los humanos modernos, si es que hubo un cruce entre ellos.

Artículos relacionados

- La mandíbula de Naulette, fósil neandertal de 1866

- ¿El primer neandertal era un irlandés idiota?

- Primera sociedad paleoantropológica.

-William King, quien nombró a los neandertales en 1863




Publicar un comentario