martes, octubre 30, 2007

"Paleoecología humana: nuevos avances", seminario de Cátedra Atapuerca

Nos llegó esta gacetilla de Fundación Atapuerca:

Buenos días,

El próximo martes 6 de noviembre se inaugura en Burgos el II Seminario
Internacional de la Cátedra Atapuerca, titulado "Paleoecología humana:
nuevos avances". Este seminario, que reunirá hasta el día 9 de noviembre a
un centenar de expertos, está dirigido por los directores de los Yacimientos
de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald
Carbonell.
Te adjuntamos el programa y el protocolo que hemos establecido para
facilitar la tarea a los medios de comunicación durante la celebración de
este Seminario que está organizado por las Fundaciones Atapuerca y Duques de
Soria.

Esperamos que sea de vuestro interés.
Un saludo

El Adjunto lo pueden descargar aquí.

lunes, octubre 29, 2007

Y siguen diciendo que la especie humana se dividirá en dos

No se pierdan este artículo que escribí para otro blog, sobre esta "teoría" que sale cada tanto:

Oliver Curry, un teórico evolucionista inglés, dice que la especie humana (Homo sapiens) se separará en dos en el futuro: una atractiva e inteligente que será la elite gobernante, y otra parecida a un gnomo que será la especie trabajadora. Según sus predicciones “evolutivas” esto sucederá dentro de 100 mil años.

Según Curry, la selección sexual hará el trabajo. Dice que nuestra especie llegará a su pico físico dentro de tres mil años.

No sé si alguno de los lectores es un memorioso, tal vez esta noticia les parezca conocida, familiar. Y sí, es exactamente la misma que salió para esta misma época el año pasado, vean aquí (2006) y aquí la de este año (y otra en español). Hasta usaron la misma imagen.

Sigue aquí

jueves, octubre 25, 2007

Los neandertales ¿eran pelirrojos?

Los neandertales eran pelirrojos y de piel clara, como algunos humanos modernos que hoy habitan el hemisferio norte del planeta, según una investigación genética.

Como quería Svante Pääbo, se pudo conocer el color de pelo de los neandertales gracias a la investigación de su genoma, el mismo grupo de científicos que descubrió el gen FOXP2 (relacionado con el habla) en el ADN neandertal, ahora ha descubierto una mutación genética en el gen MC1R, que en la gente actual es una mutación que causa el pelo rojo.

El investigador español Carles Lalueza-Fox, de la Universidad de Barcelona, participó en este descubrimiento también, explicó que esta variación del MC1R no la tiene el Homo sapiens moderno, que ha llegado al mismo resultado por otro camino genético, pero fruto de la misma evolución tras su llegada al hemisferio norte.

El estudio fue publicado en la revista Science, y fue posible gracias a la recuperación de este receptor 1 de la melanocortina de un fósil neandertal de hace 43 mil años procedente de la cueva de El Sidrón (Asturias) y otro de hace 50.000 años procedente de la cueva de Monte Lessini (Italia).

"Hay dos pigmentos y el gen MC1R regula ambos interaccionando con una proteína. Si funciona de forma correcta, se sintetiza el castaño y si hay mutación, se sintetiza el rojizo", explica el investigador catalán.

El siguiente paso fue comprobar qué efectos podía tener esta mutación en el pelo y la piel de los neandertales, puesto que no existe igual en los humanos modernos. Para ello, en el Instituto Max Planck de Alemania, cultivaron células de la piel y las injertaron el gen mutado. "Enseguida se comprobó que comenzaba a sintetizarse la feomelanina, que es la proteína de los pelirrojos", comenta Lalueza-Fox.

Este fenómeno, explica, "cuadra totalmente con la lógica evolutiva". "Nuestros antepasados venían de África y conservaban el gen que les protegía de la radiación solar. Al salir hacia Europa, donde el sol no es tan intenso, ese control genético se relaja y, por selección natural, triunfó esta mutación", añade.

Curiosamente, fue algo que ocurrió, por primera vez, con los neandertales, hace medio millón de años. Posteriormente, los Homo sapiens modernos, hace unos 40.000 años, volvieron a obtener el mismo aclaramiento de la piel y del pelo con otra mutación que daba el mismo resultado.

El investigador cree que localizó el MC1R por suerte. «Lo iba buscando, pero realmente no sabía lo que me iba a encontrar. No hay que olvidar que hay un millón de mutaciones genéticas entre nosotros y los neandertales, de los 3.000 millones de nucleótidos que tenemos. Este es la primera que se encuentra», explica.

«Desde luego, no se podrían morenos al tomar el Sol, como ocurre hoy con los pelirrojos», concluye el paleobiólogo.

Así que los nenadertales eran de piel clarita, pecosos y pelo rojo, probablemente enrulado. Veremos que más nos depara este estudio del genoma completo neandertal.

"Nuestra línea de investigación -explica a ABC el paleontólogo Antonio Rosas, miembro del grupo- tiene tres grandes fases. La primera, que conseguimos hace ya tres años, era la de recuperar ADN mitocondrial (que se encuentra en las mitocondrias, y no en el núcleo celular). Ese reto está superado. La segunda fase, que se enmarca dentro del proyecto «Genoma de neandertal», consiste en obtener todo el material genético posible de los restos de neandertales, aunque de forma indiscriminada. Es decir, secuenciar masivamente todo el material que se pueda. Y la tercera fase, en la que estamos ahora mismo, tiene como fin algo mucho más complejo y delicado: recuperar genes específicos y concretos".

Y sigue: "Cuando empezamos a recuperar genes concretos -afirma Antonio Rosas- nos planteamos buscar genes o fragmentos que estuvieran muy bien estudiados en nuestra propia especie, y que además tuvieran algo que decir desde el punto de vista evolutivo. Y elegimos el FOXP2 y el MCR1".

También tenemos la opinión del experto en neandertales Erik Trinkaus, vía AFP: "El estereotipo de la gente primitiva es que eran de piel negra, pero algunos paleoantropólogos ya han venido especulando desde hace 20 años que algunos neandertales tenían la piel pálida porque vivían en el norte de Europa. La piel clara es una adaptación a las altitudes elevadas porque permite que más radiación UVB penetre en la piel lo que promueve la síntesis de vitamina D".

Fuentes: El Mundo, BBC, ABC, AFP

Más detalles en inglés

El amplio pecho neandertal era producto de altos niveles de actividad

Desde hace mucho los paleoantropólogos han notado el característico tórax en forma de barril de los neandertales, como se puede inferir de las costillas, clavículas y esternones descubiertos. Ya aquí en Mundo Neandertal, el nuestro primer post, comparamos ese tórax con los de los actuales habitante del altiplano andino. Ahora un estudio realiza esa comparación para llegar a dirimir el largo debate de si ese tórax amplio era una adaptación a climas fríos o a altos niveles de actividad.

El estudio fue publicado por Karen J. Weinstein en el Journal of Human Evolution. Allí la autora decidió comparar a los neandertales y sus contemporáneos Homo sapiens fósiles de la misma región geográfica, con humanos recientes que se sabe tenían pechos amplios. Comparó así la morfología de la caja toráxica de dos esqueletos neandertales del Medio Oriente (Tabūn C1 y Shanidar 3), y dos humanos modernos fósiles de la misma región (Skhūl IV y V), con cuatro muestras de humanos recientes de los Andes, estos últimos dos de la costa y dos de regiones con mucha altitud.

Los dos andinos recientes mostraron que el amplio pecho era una adaptación respiratoria a las elevadas cumbres en que vivieron, en especial una adaptación a la hipoxia.

Weinstein calculó el porcentaje de desviación de cada neandertal y los sapiens arcaicos con los cuatro humanos andinos usando las clavículas y el largo y curvatura de las costillas.

Shanidar 3 y Tabūn C1 exhiben costillas que son un poco más largas y menos curvadas que las muestras andinas”, dice Weinstein. “Esto indica una caja toráxica un poco más grande que los humanos modernos. Skhūl IV y V (sapiens arcaicos), tenían costillas significativamente más cortas con más curvatura sugiriendo tórax más reducidos”.

Y concluye que “la comparación con las poblaciones de los Andes sugiere que los pechos más grandes de los neandertales podrían reflejar altos niveles de actividad, sin embargo los resultados de este estudio no excluyen una adaptación al frío”.

O sea que al ser parecidos a los pechos andinos, que se agrandaron por el esfuerzo de tener actividades a tanta altura y con poco oxígeno, el de los neandertales sigue siendo un poco más grande, así que sólo evidenciaría una muy alta actividad en el Hombre de Neandertal que le haría necesitar tanto oxígeno.

martes, octubre 23, 2007

Descubren por qué los europeos son tan coloridos

Una pequeña serie de cambios genéticos ayudarían a explicar por qué los descendientes de europeos presentan tantas tonalidades de cabello, ojos y piel diferentes, pero aún es imposible saber el color de ojos o de pelo de alguien sólo por su ADN.

Un equipo de Decode Genetics dijo que sus controles a 7.000 personas islandesas y holandesas revelaron 60 mutaciones genéticas distintas que están relacionadas con el color del cabello, los ojos y la piel.

"Desde hace mucho se cree que antes de las migraciones que permitieron por primera vez la salida de nuestra especie de Africa, hace unos 60.000 años, las poblaciones humanas ancestrales tenían piel, ojos y cabello característicamente oscuros," escribieron los autores.

En Europa, los humanos experimentaron grandes variaciones en la tonalidad de la piel, los ojos y el pelo. Pero la piel y el cabello suelen ser más oscuros en las poblaciones cercanas al Ecuador, lo que respalda la idea de que la pigmentación ayuda a proteger de la radiación solar.

No está claro por qué las personas que viven en el Norte, no sólo los europeos sino también muchos asiáticos, tienen la piel más clara.

"La ventaja funcional más obvia de la pigmentación clara de la piel en las latitudes nórdicas es que facilita la síntesis de vitamina D3, pese a los bajos niveles de exposición a radiación ultravioleta," añadieron los expertos.

Las grandes modificaciones en el color de los ojos y del cabello entre los europeos son aún más misteriosas.

No obstante, el equipo de Stefansson halló evidencias de que esos cambios son fuertemente transmisibles, por lo que las personas que los poseen son más propensas a reproducirlos y pasarlos a sus hijos.

Esto se debería a que proveen una ventaja de sobrevida o simplemente a que a las personas les gustan estos rasgos y tienden a elegir parejas con esas características.

Los investigadores descubrieron 60 polimorfismos nucleótidos individuales (SNP por su sigla en inglés) relacionados con el cabello rojo, rubio o castaño, los ojos marrones, azules o verdes, las pecas y la sensibilidad de la piel a la luz solar.

Los SNP son cambios en el código genético.

"Los 60 SNP fueron agrupados en diferentes regiones genéticas junto con cinco cromosomas distintos (6, 12, 14, 15 y 16)," dijeron los autores.

La mayoría simplemente predijo una tendencia a tener, por ejemplo, ojos verdes frente a ojos azules o, marrones frente a azules.

Fuente: Reuters

jueves, octubre 18, 2007

Los neandertales tenían el gen del habla: FOXP2 modificado

Sabemos de sobra que en derredor de los Neadertales hay infinidad de polémicas. Una de ellas es si tenían un lenguaje o no. Ya vimos aquí en Mundo Neandertal que hay pruebas ya de sobra de que estaban posibilitados para el habla, y que tenían un comportamiento simbólico. Ahora un grupo de paleoantropólogos españoles habría descubierto que los neandertales europeos tenían unas mutaciones en el gen FOXP2, que está relacionado con el habla.

Los cambios en dos aminoácidos en el gen FOXP2, que son los que facilitan el habla, no se habían encontrado en ningún otro ser vivo del planeta, tan sólo en los Homo sapiens actuales. Hasta hace un año, se creía que este gen tenía una antigüedad de entre 100 y 200 mil años, pero un re análisis publicado en noviembre del año pasado, que cubrimos aquí, se cree que el orígen de este gen podría irse hasta 1.9 millones de años, fecha de aparición de los primeros Homo.

Antonio Rosas, paleobiólogo del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), uno de los autores del trabajo publicado en Current Biology, dice: "Lo más posible es que esas mismas mutaciones las tuviera un antepasado común a neandertales y humanos modernos. Ello supone, al menos, 400 mil años de antigüedad y desmiente las estimaciones de los genetistas, que concluyeron que esta mutación tenía 200 mil años". Si bien, como ya vimos un estudio anterior ya la había desmentido.

Para este estudio paleogenético, los científicos utilizaron dos pequeños trozos de fémur de dos varones neandertales, de hace 43 mil años, hallados en la cueva asturiana de El Sidrón.

Los fósiles fueron recogidos con cuidados especiales para evitar la contaminación con ADN humano o ambiental que pudiera afectar a los resultados, el peor enemigo en este tipo de estudios.

Parte se envió al Instituto Max Planck, en concreto a Svante Pääbo; otra parte al experto español Carles Lalueza, de la Universidad de Barcelona; y una tercera a la Universidad de Lyon. "Buscábamos este gen específico porque sabíamos de su importancia para la comunicación y en los tres centros obtuvimos las mismas mutaciones", explica Lalueza.

En concreto, el gen FOXP2 es un interruptor genético que regula la expresión de otros genes implicados en áreas cerebrales. Las dos modificaciones específicas halladas en Homo sapiens y neandertales podrían haber posibilitado los movimientos orofaciales necesarios para articular un lenguaje, a la vez que desarrollaba áreas cerebrales específicas.

La importancia de este gen, que es sólo uno de los relacionados con el lenguaje, se descubrió hace cinco años tras la investigación sobre una familia británica que tenía alterada su capacidad de habla desde hacia tres generaciones. Los científicos encontraron que tenía el FOXP2 inactivo.

Así que esta es una prueba más a favor de que nada imposibilitaba hablar a los neandetales, tan sólo los prejuicios que se vienen acarreando sobre esta especie desde el siglo XIX.

Fuentes: Reuters, El Mundo

miércoles, octubre 17, 2007

Hace 165 mil años los H. sapiens marisqueaban en Sudáfrica

Un grupo de primitivos Homo sapiens sobrevivieron un embate de enfriamiento global, hace 165 mil años, habitando una caverna costera en Sudáfrica y viviendo de mariscos que podían recolectar de piletas que dejaba la marea en la costa cercana, según un estudio reciente.

Dado el nivel tecnológico y simbólico que habían alcanzado, según los investigadores, este grupo podría ser parte de los primeros sapiens que luego originaron al hombre tal cual lo conocemos hoy.

Las herramientas líticas de aquellos sapiens eran complejos utensilios con filo, que podían ser utilizados como puntas de lanzas o dardos. También se descubrió que utilizaban un pigmento rojo, lo que para los investigadores sería una señal de comportamiento simbólico. Hasta ahora se pensaba que ambas características habían sido muy posteriores en nuestra evolución.

El equipo, dirigido por Curtis Marean, de la Universidad de Arizona, antes de acabar trabajando en la costa sudafricana, realizó un exhaustivo estudio del clima, las corrientes oceánicas y las condiciones geológicas para determinar cuál era el lugar más adecuado para iniciar la búsqueda de evidencias de humanos primitivos.

Fue así como llegaron a la cueva Pinnacle Point, cerca de la Bahía Mossel del país africano. "Era el sitio perfecto", ha señalado Marean, que contó con 2,5 millones para su proyecto, todo un hito financiero en el campo de la paleontología, gracia a una fundación privada.

Sus resultados, publicados en la revista Nature y conseguidos con las tecnologías más innovadoras de datación, han retrocedido la historia de la evolución de los primeros humanos al menos en 40 mil años, dado que la evidencia anterior de vida costera en África es de hace 125 mil.

Marean recuerda en su trabajo que durante millones de años los homínidos fueron recolectores y cazadores de especies terrestres. Su explicación de por qué comenzaron a interesarse por los crustáceos marinos está en el cambio del clima: en aquella época del Paleolítico prácticamente todo el continente africano era un desierto en el que resultaba muy difícil conseguir alimento, mientras que en hemisferio norte se vivían intensas glaciaciones.

Los utensilios que han localizado en la cueva también son más sofisticados de lo que se suponía para unos Homo sapiens primitivos: se trata de pequeñas láminas de menos de 10 milímetros de anchura y del tamaño de un dedo que podían ser la punta de un arma muy precisa.

El hecho de que comieran marisco significa que pudieron moverse siguiendo la línea de la costa africana a grandes distancias, un dato especialmente interesante para quienes estudian las migraciones hacia fuera de este continente y para los genetistas que buscan esas rutas en el ADN.

Los paleontólogos también están sorprendidos por su capacidad simbólica, una pista de que la posibilidad de comunicarse mediante un lenguaje pudo haber estado presente en aquella temprana época de la historia humana, con lo que ello supone de desarrollo cognoscitivo.

"En definitiva, creemos que en la orilla meridional más alejada de África hubo una población pequeña de humanos modernos que lucharon durante el periodo glacial y que podrían ser los progenitores de todos nosotros", aventura Marean en sus conclusiones.

Fuentes: El Mundo, LiveScience

jueves, octubre 11, 2007

Maxilar neandertal completo en el Sidrón, España

Presentaron oficialmente el maxilar neandertal completo que se descubrió en la última campaña arqueológica en la cueva de Sidrón (Piloña, España). Lo presentaron parte del equipo que trabaja en el proyecto -Javier Fortea, Marco de la Rasilla, Ignacio Martínez y Sergio Sánchez del Moral. Los dejo con partes de la nota que escribió M. S. Marqués para La Nueva España:

Si el hallazgo del maxilar completo es un avance significativo para reconstruir la arquitectura del rostro neandertal, las nuevas aportaciones derivadas de la selección de genes que próximamente se darán a conocer en una publicación científica internacional van a permitir ir más allá en el conocimiento del aspecto del hombre de Sidrón.

Ahora sabemos que los neandertales eran robustos, de extremidades cortas y potente musculatura. De frente huidiza, nariz ancha y pronunciado prognatismo, con la bóveda craneal baja y alargada y con reborde supraorbital dividido en dos arcos, pero a estas características del esqueleto les falta el aspecto externo para ofrecernos una idea más concreta de su imagen. Por eso el estudio genético será determinante para completar lo que ahora dicen los restos óseos. Permitirá poner color al pelo, a los ojos y a la piel de la especie que habitó en Piloña hace 43.000 años. Además, posibilitará el conocimiento de otros datos del metabolismo.

Presidida por el director general de Patrimonio, Adolfo Rodríguez Asensio, la presentación de la campaña de excavaciones recién concluida sirvió para adelantar la próxima publicación de un libro que la Consejería de Cultura ha encargado al equipo de Sidrón, con el se pretende dar a conocer la naturaleza del yacimiento y su importancia como referente mundial en el mundo de los neandertales.

Javier Fortea llegó a la presentación con el maxilar bien protegido en el interior de un recipiente de plástico. Es la pieza estrella de esta campaña y fue la única que tuvo puesta de largo. Durante unos minutos se exhibió en sus manos y en las del director de Patrimonio para las cámaras, y pronto volvió a reposar entre la espuma protectora del recipiente.

Todos coinciden en lo extraordinario del hallazgo por la dificultad que entraña localizar un maxilar tan completo, en tan buen estado y que, como en este caso, sirva para corroborar tantos supuestos. Por el escaso desgaste de las piezas dentales se sabe que perteneció a un adulto joven, probablemente el mismo al que se asigna una de las dos primeras hemimandíbulas que fueron sacadas de forma poco ortodoxa de la cueva antes de que se conociera la existencia del yacimiento.

El maxilar conserva el paladar, los canales palatinos superiores, los senos maxilares y la parte inferior de la fosa nasal. El hueso nasal está aplastado, pero se mantiene pegado con los propios sedimentos, lo que probablemente permitirá reconstruirlo.

En total la campaña propició 55 restos óseos, entre ellos un fragmento de húmero, fémur y sacro, así como varios dientes. También industria lítica -varias lascas y puntas tayac y Levallois- típica del Musteriense, y algunos huesos de fauna.

El yacimiento de Sidrón lleva aportados más de 1.400 fósiles neandertales pertenecientes a nueve individuos que vivieron en la zona hace 43.000 años. Se trata de la colección más completa de Europa y es referencia mundial para el estudio de la especie.

miércoles, octubre 10, 2007

El bipedismo habría comenzado hace 20 millones de años

Luego de un estudio completo de la espina dorsal de más de 200 fósiles de mamíferos que vivieron a lo largo de 250 millones de años, un científico ha llegado a la conclusión de que el andar bípedo surgió hace 21 millones de años, 15 millones más de lo que se pensaba hasta ahora. (Imagen: El Mundo)

Aaron G. Filler, que trabaja en el Museo de Zoología Comparada de Harvard y el Centro Médico Cedars Sinaí, descubrió que el primete fósil Morotopithecus bishopi, de 20 millones de años de antigüedad, habría sido el primero en enderezar la columna para caminar erguido debido a una mutación genética. Filler denomina a estos bípedos como 'hominiformes' y los considera los antepasados comunes de chimpancés y humanos.

Sus estudios se publican en PLoS One, adonde Filler cuenta que se ha aprovechado de los avances de la genética homeótica, una mutación en los genes de los embriones por la cual se producen transformaciones en las vértebras.

Una de estas mutaciones habría sido la que permitió poner el cuerpo vertical en un individuo de un ancestro humano. "Lo que ocurrió a nivel embriológico es literalmente impresionante", ha señalado Aaron Filler, experto en biología espinal.

Filler explica en su trabajo que este defecto de nacimiento fue el que cambió la disposición de las vértebras. Aquel individuo habría sido el primer ser bípedo de la historia en una familia de cuadrúpedos.

Y concluye en ScienceDaly: “Desde varios de puntos de vista, la humanidad puede redefinirse como teniendo sus orígenes en el Morotopithecus. Esto degrada la importancia del bipedismo de las especies de Australopithecus como Lucy, ya que ahora sabemos de cuatro especies bípedas que caminaban erguidas y que presedieron a Lucy”.

Fuentes

El Mundo, ScienceDaly

lunes, octubre 08, 2007

Huellas humanas de hace 385 mil años en Italia

Dejan salir a la luz huellas fósiles de una caminata que tuvo lugar hace 385 mil años. Identificadas por los científicos en el 2003, las huellas ya eran conocidas hacía cientos de años como “El rastro del Diablo”, ya que se pensaba que las huellas tenían algo de sobrenatural. (imagen de Reuters, clic para agrandar)

Están ubicadas en el sur de Italia, al borde del volcán Roccamonfina, y comprenden seis rastros. Luego de las famosas huellas de Laetoli, de 3.7 millones de años, estas serían las huellas humanas más antiguas. Las de Laetoli se cree que pertenecieron a un australopitecus. Las de Roccamonfina se cree que pertenecieron a una familia humana de no más de 1,50 de altura, que caminaban con una postura erguida, y un paso totalmente bípedo. Seguramente serían Homo heidelberguensis, antepasados de los neandertales, quienes rondaban por esas regiones para esa época.

Cómo si fuera poco también descubrieron la huella de una mano, que se supone habrá sido de un antiguo humano que se resbaló en esa tierra barrosa por la que caminaba, donde dejó sus huellas para la posteridad.

El encargado del proyecto, Paolo Mietto de la Universidad de Padua, dijo que han descubierto otro grupo de rastros cerca que están siendo excavados, que serían de un total de seis individuos.

Vía Reuters

viernes, octubre 05, 2007

Siete nuevos restos neandertales de Sidrón irán al proyecto Genoma Neandertal

En la última campaña arqueológica en la cueva de el Sidrón se descubrieron fósiles neandertales, los cuales fueron extraídos con el protocolo necesario para que puedan ser utilizados como fuente de material genético para el proyecto Genoma Neandertal. Los dejo con la nota de La nueva España:

Con una especie de traje espacial, mascarilla, escafandra y guantes se enfrentan los arqueólogos de la cueva de Sidrón a los restos neandertales que, presumiblemente, reúnen las condiciones necesarias para incorporarse al estudio genético de los neandertales.

El protocolo de actuación, que, además de la indumentaria, prevé la utilización de métodos de desinfección del instrumental de trabajo y el aprovisionamiento de equipos de frío, está pensado para evitar cualquier contaminación del material genético que porta el fósil extraído con el de los propios arqueólogos. Se trata de un método de trabajo pionero en el mundo, que pretende conservar en las mejores condiciones la información genética de los restos, evitando también la contaminación bacteriana.

Los fósiles de Sidrón son parte fundamental del proyecto «Genoma Neandertal», que dirige Svante Paäbo en el Instituto Max Planck de Leipzig (Alemania). El objetivo del estudio es reconstruir el genoma de la especie que desapareció de la Tierra poco después de la llegada del hombre moderno y, con ello, conocer qué es lo que hace única a nuestra especie. Pero para eso es necesario encontrar muestras de ADN lo suficientemente puras como para aislar genes que permitan conocer las características de los neandertales.

En esta campaña el equipo de Javier Fortea extrajo, con el protocolo de esterilidad, siete fósiles, y ha reservado aquellos que presentan tejido cortical compacto (dientes, fémur o tibia). También se han tomado muestras del sedimento que rodea los huesos para controlar las floraciones bacterianas y se han hecho estudios del ADN de los miembros del equipo para poder descartarlo en caso de que consiga contaminar los fósiles.

Las investigaciones de Sidrón, financiadas por la Consejería de Cultura del Principado, han reunido hasta la fecha más de 1.400 fósiles neandertales de todas las partes del esqueleto.

jueves, octubre 04, 2007

Condiciones más húmedas hace 70 mil años habrían fomentado la expansión sapiens

Un nuevo estudio demuestra en que África del este hubo mega sequías entre 135 mil y 75 años antes del presente, y según los investigadores podría tener relación con la expansión y las migraciones de los primeros Homo sapiens.

Christopher A. Scholz y colegas realizaron un estudio (en PNAS) de los sedimentos del lago Malawi, consiguiendo así un largo y continuo registro de los cambios en el clima tropical del continente. Los registros muestran períodos de severa aridez entre 135 mil y 75 mil años antes del presente, cuando las aguas del lago se vieron reducidas en un 95%. “Sorpresivamente”, dicen los autores, “estos intervalos de aridez tropical pronunciada a inicios del Pleistoceno tardío fueron más severos que el último Máximo Glacial, el período previamente reconocido como uno de los más áridos del Cuaternario”.

Gracias a estos resultados, y a los registros de los lagos Tanganica (África del este) y Bosumtwi (África del oeste), los investigadores han podido documentar un aumento importante en los niveles de agua y un cambio a condiciones mucho más húmedas por casi toda el África tropical hacia el 70 mil arnés del presente.

“Esta transición a condiciones más húmedas y estables”, dicen los autores, “coinciden con una disminución en la excentricidad de la órbita, y una reducción de los climas extremos”.

Dicen que el cambio visto en el clima y en la variabilidad es consistente consistente con los registros marinos y terrestres de toda el África tropical. “Pero nuestro registro provee evidencia dramática de condiciones más húmedas luego del 70 mil antes del presente”.

Y concluyen que semejante cambio en el clima podría haber estimulado la expansión y las migraciones de los primeros Homo sapiens.

Efectivamente, si el clima era más estable, y no debían permanecer cerca de los ojos de agua, y las zonas con comida y agua no estaban tan separadas entre sí, eso habría alentado a los primeros sapiens a movilizarse. Esto tendría también relación con un estudio reciente en el que se decía que en el Norte de África había aparecido un corredor húmedo entre el Levante y África, hace 130 mil años. Los cambios climáticos signaron los movimientos de nuestros antepasados.

Referencias

“East African megadroughts between 135 and 75 thousand years ago and bearing on early-modern human origins”. Christopher A. Scholz a,b, Thomas C. Johnson c, Andrew S. Cohen d, John W. King e, John A. Peck f, Jonathan T. Overpeck d, Michael R. Talbot g, Erik T. Brown c, Leonard Kalindekafe h, Philip Y. O. Amoako i, Robert P. Lyons a, Timothy M. Shanahan d, Isla S. Castañeda c, Clifford W. Heil e, Steven L. Forman j, Lanny R. McHargue k, Kristina R. Beuning l, Jeanette Gomez j, and James Pierson j

Published online before print September 4, 2007

Proc. Natl. Acad. Sci. USA, 10.1073/pnas.0703874104

miércoles, octubre 03, 2007

Arte: Pueblo Neandertal

Dibujos realizado por José Antonio Peñas, para Muy Interesante. Son la reconstrucción de un hombre y mujer neandertales, y abajo de un pueblo neandertal, un clan sería (clic para ampliar, aquí pueden ver más de su paleoarte):

martes, octubre 02, 2007

Primeros perros salvajes y primeros homínidos se expandieron por el mundo en la misma época

Curiosa historia del mejor amigo del hombre en El Mundo:

Los perros salvajes africanos surgieron en Asia, de donde salieron hace 1,9 millones de años coincidiendo con la dispersión de los antepasados humanos por el planeta.

Un grupo de investigadores, dirigidos por el paleontólogo español Bienvenido Martínez, han descubierto que la cuna de los perros salvajes africanos (Lycaon lycaonoides) está a miles de kilómetros de este continente: en Asia. Curiosamente, coincidiendo con las primeras dispersiones humanas desde el este africano hasta las estepas asiáticas, hace 1,9 millones de años, los canes optaron por hacer el camino contrario.

Este verano pasado Martínez, que dirige las excavaciones en los yacimientos de Orce (Granada) viajó hasta China para analizar cómo era el paisaje que se encontraron los homínidos cuando iniciaron la ruta hacia Eurasia.

Para su sorpresa, comprobaron que había restos de Lycaon lycanoides, con las mismas características que los que hay actualmente en África subsahariana e iguales que los fósiles hallados en Orce y en el yacimiento tanzano de Olduvai. "Son carnívoros muy sociales que tienen sólo cuatro dedos en sus patas anteriores, mientras que los perros domésticos, que proceden de los lobos, tienen cinco", explicaba ayer el investigador desde Georgia, donde visita los yacimientos de Dmanisi.

La hipótesis que plantea Bienvenido Martínez es que el 'Lycaon' se separó del lobo hace 2,5 millones de años y llegó al continente africano cuando los Homo ergaster partían hacia Eurasia. "El objetivo último es describir el entorno ecológico de las primeras dispersiones humanas hacia esa zona, donde seguramente dependían más de una dieta carnívora que de los vegetales", señala el paleontólogo.

En este sentido, recordaba ayer que los herbívoros tenían menos posibilidades de dispersarse debido a su dependencia de unos determinados tipos de hierbas para su alimentación que, a su vez, están condicionadas por el clima".

lunes, octubre 01, 2007

Los neandertales vivían en Siberia hace 38 mil años

Gracias a una muestra de ADN se sabe que los neandertales se paseaban por el sur de Siberia hace 30 mil años.

El famoso genetista Svante Pääbo del Max Planck Institute para Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, ha logrado extractar ADN de uno restos óseos fosilizados que se sospechaba pertenecían al Hombre de Neandertal, pero no se tenía la seguridad. Pero la muestra de ADN es muy parecida a la de los neandertales de Europa del oeste. Esto sugiere que nuestros parientes recorrían largas distancias en sus migraciones, nada menos que esos 2000 kilómetros que separan Europa con el macizo montañoso de Altai.

Los restos analizados fueron descubiertos en la cueva Okladnikov, en las montañas Altai, y está fechado entre 30 y 38 mil años. Los huesos están tan fragmentados que no se tenía la seguridad de a qué especie pertenecían, sí se sabía que eran de un adolescente.

Pääbo y colegas tomaron 200 miligramos de muestra ósea y luego de disolver los componentes minerales del hueso, el equipo consiguió extractar ADN mitocondrial.

Luego de secuenciar un fragmento corto de este ADN, el equipo lo comparó con otros de neandertales europeos. Y descubrieron que las muestras de ADN de neandertal siberiano coincidían casi a la perfección con los de unos restos neandertales descubiertos en Bélgica.

Según Pääbo “fue toda una sorpresa”, ya que extiende la frontera neandertal 2000 kilómetros al este.

Esto nos demuestra que los neandertales no eran reticentes a realizar largos viajes, como se creía antes. Y también nos indica que eran más adaptables que lo que suele pensar la mayoría de los paleoantropólogos.

Hasta ahora se creía que el Hombre de Neandertal había llegado hasta Uzbekistan, como mucho, con el cráneo de la cueva Teshik-Tash, al sureste del país, como ejemplar más lejano a Europa.

Fuente: New Scientist