miércoles, julio 30, 2008

Uno de los Homo erectus más antiguos de Asia continental, Gongwangling

En 1964 fue descubierto un cráneo parcial humano en Gongwangling, una pequeña colina cerca del pueblito Gongwang, en el nortoeste de China. Se sabía que los estratos donde fue encontrado pertenecían al Pleistoceno temprano, pero ahora se tiene la seguridad de que estos restos de Homo erectus podrían tener 1,2 millones de años.

El cráneo Gongwangling podría ser el más antiguo fósil humano de Asia continental, si bien es bastante incompleto y presenta muchas alteraciones.

Cráneo Gongwangling

Recientemente fue analizado para descubrir su posición en la evolución humana, por los paleoantropólogos chinos Hong Shang, Wu Liu, Xinzhi Wu, Qizhi Zhu, y por Erik Trinkaus, famoso paleoantropólogo estadounidense. El estudio fue publicado en el Journal of Archaeological Science.

“Los restos”, dicen los autores, “y especialmente la superficie interna y externa del neurocraneo, presentan una serie de marcadas anormalidades. Estas irregularidades consisten principalmente en una cresta pronunciada y abultamiento de la superficie externa del hueso frontal y del hueso parietal anterior, y una alteración similar de la superficie interna de una sección transversal del hueso parietal”.

Cráneo Gongwangling

El cráneo presenta diversas alteraciones que se vienen devatiendo desde los 60, algunos dicen que es erosión, otros que debido a algún trauma antes de la muerte, o que sea algo patológico. Lo que se ve es que el torus supraorbital o arco superciliar presenta irregularidades.

En el nuevo estudio se han realizado estudios con un tomógrafo computado, y “el análisis de los huesos frontal y parietal revelan una radio opacidad de la mitad anterior del fósil; el área de la lesión traumática es invisible”. Es algo que suele suceder en los estudios de rayos x y tomografías. Pero lo interesante es que sí se puede ver la parte interior del hueso craneal, la que contiene la medula ósea, conocida como diploë.

Allí pudieron notar que había erosión, algo que sólo pudo haber ocurrido luego de su muerte. Los autores entonces concluyen que “Las irregularidades superficiales se deben a alteraciones tafonómicas postmortem del hueso y no a un proceso patológico”.

Referencia

“Neurocranial abnormalities of the Gongwangling Homo erectus from Lantian, China”. Journal of Archaeological Science, Volume 35, Issue 9, september 2008, Pages 2589-2593

viernes, julio 25, 2008

Campaña exitosa de excavación en Atapuerca

Ha finalizado la campaña 2008 de excavaciones en el yacimiento de Atapuerca, y los hallazgos más interesantes son una falange del dedo mayor de la mano izquierda de un homínido de hace unos 1,2 millones de años, y una hemimandíbula izquierda de un joven Homo heidelbergensis que tendría unos 12 años, también se descubrieron falanges de la mano, que tendría unos 530 mil años de antigüedad. 

Los dejo con la nota de prensa repleta de detalles de la Fundación Atapuerca sobre la campaña reciente:

Cueva de la “Sima del elefante”

En esta campaña del 2008, en el yacimiento de la Sima del Elefante se ha seguido excavado el nivel TE9c. En este nivel, datado entre 1,2 y 1,3 millones de años, el año pasado se recuperó una mandíbula humana atribuida de forma provisional a Homo antecessor y que corresponde al homínido más antiguo registrado en Europa Occidental. Durante la campaña de excavación del 2008 se han recuperado nuevas evidencias de la presencia de los homínidos en la Sierra de Atapuerca. En primer lugar se ha recuperado una primera falange del dedo V de la mano izquierda de un homínido, junto al que se han localizado algunas piezas de industria lítica en sílex así como huesos con fracturas de origen antrópico y marcas de corte que corresponden a animales de talla media y grande, como ciervos y bóvidos.

Por otra parte, en el nivel TE9c se ha registrado la presencia de diferentes animales que ayudarán a conocer el medio en el que vivían estos grupos humanos. De este modo, los restos óseos de macaco, águila pescadora, lince y ciervo recuperados indican la existencia de un medio relativamente arbóreo, con zonas abiertas y masas de agua en las que dicha águila podría obtener los recursos necesarios para su supervivencia.

A parte de la excavación del nivel TE9c, también se ha realizado una pequeña intervención en los niveles TE7 y TE8, donde se ha documentado la presencia de restos de micro y macro fauna. Este dato muestra que, como mínimo, los dos niveles inferiores de la cavidad contienen registro paleontológico, hecho que abre la posibilidad de registrar presencia humana de más de 1,3 millones de años en la “Sima del elefante”.

Covacha zarpazos

Esta campaña se ha trabajado en varios niveles achelenses de unos 400.000 años de antigüedad (GIIb, GIIc y GIId) con un equipo formado por seis personas. Se han recuperado más de 500 restos, tanto de fauna como de industria lítica, entre estos últimos destaca la aparición de un hendedor de sílex neógeno, un bifaz de arenisca y varias raederas, tres instrumentos muy característicos de la tecnología del Pleistoceno Medio. Entre la fauna, los restos de herbívoros (como el ciervo y el caballo) son los más abundantes. Sobre varios de ellos se han documentado marcas de corte, lo que da una idea de las actividades de carnicería desarrolladas por estos humanos. Sin embargo, se debe destacar también la aparición de un gran canino y una mandíbula derecha de león, ambos caracterizados por una gran robustez, evidencia del gran tamaño de estos animales en el pasado. Con estos hallazgos, se amplía el conocimiento actual del entorno, la tecnología y las actividades desarrolladas por el Homo heidelbergensis en la Sierra de Atapuerca.

Gran dolina TD6

Siguiendo la dinámica de los últimos años y para evitar desprendimientos, una parte de los trabajos efectuados durante la campaña del 2008 en “Gran dolina” han consistido en retranquear el corte del yacimiento que da a la “Trinchera del ferrocarril”. El año pasado, estos trabajos se concentraron en la parte superior del nivel TD6, que con unos 900.000 años de antigüedad es famoso por contener el estrato Aurora y los restos de Homo antecesor. Una vez atravesado este estrato, la excavación del 2008 se ha concentrado principalmente en el tramo medio de TD6, concretamente el subnivel TD6-3. Se trata de un sector relativamente pobre en restos arqueológicos, pero de una enorme complejidad estratigráfica y paleobiológica. Este lugar parece haber sido utilizado de manera esporádica por algunos carnívoros como refugio o cubil. Sin embargo, la representación aislada de algunos artefactos líticos indica la existencia de una presencia humana constante en la Sierra y sus alrededores en cronologías anteriores a la formación del estrato Aurora. Los estudios que se realizarán con estos materiales, permitirán conocer cuáles eran las relaciones de estos grupos humanos con la cavidad y con los grandes carnívoros en este periodo de tiempo situado entre el millón de años que tienen la base de la cueva y los 900.000 del estrato Aurora.

Gran dolina TD10

La excavación de mayores proporciones en la que se trabaja actualmente en la Sierra de Atapuerca se encuentra en la parte alta del yacimiento de “Gran dolina”, en el nivel TD10. Alrededor de 30 excavadores durante la segunda mitad del mes de junio y más de 40 a lo largo de todo julio han estado trabajando en una superficie de poco más de 80 m2.

Concretamente, se ha intervenido el subnivel TD10-2, de una antigüedad de unos 300.000 años. A fecha de 20 de julio se han recuperado en él más de 10.200 huesos y 1.800 instrumentos de piedra. Estos restos corresponden a una de las fases de intensa ocupación de la cavidad, que son ya características del nivel TD10. Sin embargo, la capa excavada este verano presenta una combinación novedosa de rasgos. Por una parte, entre los fósiles recuperados se observa un predominio de los restos de bóvido nunca visto anteriormente en Atapuerca. Aunque este animal, muy parecido al bisonte actual, se encuentra en todos los conjuntos, hasta ahora siempre iba muy por detrás de los ciervos y de los caballos. Estos restos faunísticos se presentan, como es común en TD10: fuertemente antropizados, es decir, muy fragmentados a causa del aprovechamiento sistemático de la médula ósea como recurso alimenticio, y, además, con gran cantidad de marcas de corte en sus superficies, producidas por los instrumentos de piedra utilizados durante los diversos procesos de carnicería.

Por otra parte, y en lo que a las herramientas de piedra se refiere, se ha documentado un uso prácticamente exclusivo del sílex, en las dos variedades en que puede obtenerse en la misma Sierra, mientras que otras rocas normalmente presentes en el registro (cuarcita, arenisca o cuarzo) no fueron utilizadas. Aparece, por lo tanto, un nuevo modelo de explotación de los recursos animales y minerales del entorno de la Sierra, por parte de los grupos humanos que la poblaron durante el Pleistoceno Medio. Los resultados obtenidos en esta campaña, en definitiva, consolidan y a la vez añaden variabilidad a un registro que es ya de por sí, un referente a nivel europeo en lo que respecta a yacimientos con función de campamento central del Pleistoceno Medio.

Sima de los huesos

La campaña de 2008 en la “Sima de los huesos” ha resultado de lo más interesante pues una nueva limpieza de la sección Norte ha permitido distinguir claramente los distintos niveles estratigráficos, conocer algo más sobre la génesis del yacimiento y además constatar que la Sima salvaguarda, de momento, un tesoro inagotable.

La excavación en este sector, el área B, hasta ahora el más rico en fósiles humanos, ha proporcionado este año una veintena de restos, de los que destaca una hemimandíbula izquierda de un joven Homo heidelbergensis al que todavía no le había salido el tercer molar, lo que indica que el joven tendría alrededor de 12 años. Junto con la mandíbula se han descubierto también falanges de la mano.

Estas partes anatómicas del cuerpo, en la mayoría de los yacimientos con fósiles humanos rara vez fosilizan, ya que son enormemente frágiles al estar constituidas mayoritariamente por tejido esponjoso. Su presencia en la Sima refuerza así la hipótesis, tanto tiempo sostenida por los paleontólogos, de una acumulación de cuerpos, que llegaban a la Sima completos, probablemente introducidos por otros humanos. La acción de las aguas que circularon por las cuevas durante el tiempo que duró la acumulación de los cadáveres y posiblemente también posteriormente, hizo que los huesos se mezclarán y dispersarán por la “Rampa” y la “Sima de los huesos” propiamente dicha, acumulándose sobre todo en la zona donde las aguas abandonan la cavidad, es decir en la zona cercana al sumidero y por eso se encuentran en el área B, falanges junto a la mandíbula, así como muchos otros fragmentos de huesos humanos.

Este proceso se repitió varias veces antes que la cavidad quedara sellada por una costra estalagmítica o espeleotema que ha permitido datar los fósiles humanos de la Sima en algo más de 530.000 años.

Hotel California

Este año se han mantenido con los trabajos en los asentamientos al aire libre que, sin duda, están deparando mucha información acerca de los modos de vida en el Pleistoceno medio y superior en la Sierra de Atapuerca.

Durante esta campaña se ha seguido con la excavación de “Hotel California” ampliando la extensión de trabajo en 5 metros cuadrados más, con un equipo de entre 7 y 9 personas.

Este sitio, a orillas del río Pico y en una situación un poco elevada respecto al valle fluvial, es ideal para que grupos de Heidelbergensis y Neandertales fueran a cazar o recolectar. Este año se han exhumado más de medio millar de herramientas de piedra en los 5 niveles arqueológicos que se conocen, y de todas las materias primas existentes en la Sierra, sílex, cuarcita, arenisca y cuarzo. Algunas de estas están en el propio yacimiento, mientras que otras son aportadas por los grupos prehistóricos. Concretamente este año se han abordado los niveles de Paleolítico medio en los que han aparecido excelentes piezas, raederas, denticulados, puntas etc., fabricadas por los neandertales que controlan todos los biotopos existentes en este paraje.

Toda la información extraída hasta el momento puede llevar a afirmar que se trata de un lugar en el que no se vive, sino que es un lugar que se visita para llevar a cabo actividades relacionadas con la subsistencia, pero que se visita reiteradamente a lo largo de miles de años. Es decir que se trata de visitas cortas pero constantes. Además se han estudiado algunos de los sondeos realizados el año pasado en este asentamiento, pero alejados unos 200 metros de la excavación, y han aparecido piezas que revelan ocupaciones anteriores en este mismo sitio, por lo que no se descarta ampliar los trabajos en años sucesivos.

jueves, julio 24, 2008

Restos de asta fósil en pinturas rupestres

Leo un interesante estudio en el Diario de Atapuerca, en el que un grupo de investigadores franceses ha comprobado que en las pinturas de Lascaux, Francia, hay pequeños residuos de asta de cérvido fósil.

Este hallazgo se interpreta como que en estas cuevas, que datan de entre 13 y 25 mil años, se utilizaban los cuernos para mezclar los pigmentos (ocres), e incluso para pintar, cual pincel.

Algo interesante que se desprende de este descubrimiento es que si se identifican los componentes del asta en la pintura, se podrá evitar falsificaciones, ya que es bastante difícil generar un fósil en un rato.

Taureau style Lascaux (travail en matière)

miércoles, julio 23, 2008

Descubren restos de un cráneo de 500 mil años en Atapuerca

Cuentan en El País que el paleoantropólogos españoles han descubierto cuatro fragmentos de cráneo de los homínidos que vivieron en la Sierra de Atapuerca (Burgos) hace 500.000 años. "Son huesos delgados, seguramente de niña o de niño", dice Juan Luis Arsuaga, co-director de la excavación. Y han aparecido juntos en el yacimiento de la Sima de los Huesos.

Los restos todavía estaban incrustados en el sedimento, se cree que sería de un mismo individuo. Al parecer no son el único botín de la campaña de 2008. En total, se han descubierto una veintena de fósiles humanos, algo excepcional que en cualquier otro yacimiento del mundo tendría una repercusión histórica.

En El Elefante, se descubrió un hueso de mano, una falange datada en 1,2 millones de años. "Estamos excavando ahora en una zona de la Sima donde hay menos fósiles humanos, pero hay que hacer esta labor ordenadamente, nivelando todo el fondo de la cueva para ir documentando paso por paso", explica Ignacio Martínez, uno de los paleontólogos, especialista en la Sima de los Huesos.

En su camiseta negra se despliega una bandera pirata. Se puede leer: "Por los huesos, claro". Es el emblema del equipo.

Los dejo con la nota de El país:

En la Sima, efectivamente, han aparecido restos de dos leones también de hace medio millón de años. Son piezas de dentición, un trozo de cráneo, huesos de las zarpas y grandes garras, que investiga ahora Nuria García: "Eran muy corpulentos, de unos 300 kilos, mayores que los actuales".

Atapuerca ha sorprendido a la comunidad científica internacional no sólo por la riqueza de fósiles humanos, sino por todos los vestigios del pasado que se van descubriendo y que permiten empezar a reconstruir cómo eran y cómo vivían. José María Bermúdez de Castro, otro co-director de Atapuerca, mostraba ayer el yacimiento llamado Galería, donde se han encontrado vestigios de un periodo comprendido entre 300.000 y 120.000 años. "No vivían en esta cueva pero la utilizaban: era una trampa natural para los animales y los humanos entraban, comían los tejidos blandos y cortaban las patas de los animales muertos", explicó. "Se llevaban los jamones para comérselos en otro lado, pero es curioso que en los huesos restantes hemos encontrado marcas de bocados de cánidos. Cabe pensar que los perros estaban ya cerca de los humanos, hace muchos miles de años, y luego acabaron domesticados". Aquí ha aparecido este año un hacha de mano de sílex.

Tres de los grandes yacimientos de Atapuerca son cuevas cortadas por una trinchera que se hizo hace un siglo para tender un ferrocarril. Gracias al corte vertical de las oquedades del terreno afloran ahora varios metros de tierra cuajada de restos de plantas y animales, incluidos homínidos y sus herramientas prehistóricas. Uno de los cortes más famosos es El Elefante. Allí aparecieron el año pasado los dos primeros fragmentos de homínido de hace 1,2 millones de años, los más antiguos por ahora de Europa Occidental, y este año el hueso de la mano.

"El nivel más moderno, el superior, es de hace unos 150.000 años, pero el del fondo corresponde a 1,5 millones de años; aunque no hemos encontrado fósiles humanos de esa antigüedad", explica Bermúdez de Castro. "Esto es ya una factoría científica que está trabajando con un protocolo del siglo XXI", afirma Eudald Carbonell, el tercer co-director de Atapuerca. En la campaña de este año, de mes y medio de duración y a punto de concluir, han trabajado por turnos 253 personas, incluidos varios jóvenes de EE UU, Holanda, Alemania y Francia.

La mayor concentración (medio centenar) de paleontólogos y arqueólogos, incluidos restauradores, trabaja en otra de las cuevas expuestas por la trinchera: la Gran Dolina. Allí se encontraron, en 1994, los primeros fósiles de Homo antecessor, una especie humana nueva, de hace más de 850.000 años. Con el tiempo han salido más de un centenar de restos humanos, de al menos seis individuos diferentes. Los fósiles van al laboratorio, se limpian y se examinan a fondo. Así, por ejemplo, se descubrió que algunos de los fósiles humanos de la Gran Dolina tenían marcas de corte como las de otros huesos animales descarnados por los homínidos para devorarlos. Cuando este hallazgo se publicó, a finales de los noventa, supuso un bombazo. "Sabemos que era canibalismo gastronómico", recordaba ayer Bermúdez de Castro. "Pero también creo que era una forma de canibalismo demográfico". Los huesos humanos con esas marcas son de niños, explica, y posiblemente había una intención de debilitar a las poblaciones de los grupos competidores en un territorio muy rico.

30 años de historia de Atapuerca

En el Diario de Burgos tienen un interesante artículo sobre la historia de las excavaciones en Atapuerca, el yacimiento paleoantropológico más importante de España, y uno de los más importantes del mundo, los dejo con un avance, pueden seguir leyendo aquí:

Es difícil imaginar qué habría ocurrido en la Sierra de Atapuerca si en 1976 los investigadores Trino Torres y Carlos Puch no hubieran encontrado la primera mandíbula humana en la Sima de los Huesos del Complejo Cueva Mayor -Cueva del Silo. En cada instante, nuestra historia puede tomar infinidad de caminos. Una encrucijada constante resuelta por sucesos impredecibles que determinan el curso de los acontecimientos. Sin duda, el descubrimiento de aquel fósil de Homo heidelbergensis fue crucial para el desarrollo del proyecto estratégico que Emiliano Aguirre y su equipo iniciaron en 1978. En ocasiones nos da vértigo asomarnos a la profundidad de los treinta años transcurridos desde entonces.

sábado, julio 19, 2008

Presencia neandertal tardía en La Güelga, al norte de España

Terminaron las excavaciones en el yacimiento de este año en en el exterior de la cueva de La Güelga, en Cangás de Onís, Asturias, España. Un yacimiento en el que se ha comprobado una larga existencia de industria lítica neandertal de hace 29 mil años.

“Este año no han aparecido piezas excepcionales, pero sí una gran variedad de restos de útiles de caza de hace 30.000 años para la captura de grandes animales como bisontes y ciervos”, dijo Mario Menéndez coordinador del proyecto y también director de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. “Tenemos que comenzar a analizar toda la información en el laboratorio y hacer una reflexión global de nuestras investigaciones”.

Las primeras teorías sobre la presencia tardía del neandertal y su coincidencia con el hombre moderno las avala el hecho de que descubrieran durante los últimos años en esta gruta canguesa un tipo de herramienta elaborada por el Homo sapiens con técnicas avanzadas, en el mismo nivel en el que también se han detectado otro tipo de piezas más básicas, presumiblemente confeccionadas en esa misma época pero por el hombre neandertal. De esto se extrae que ambas especies compartieron el espacio y el tiempo, aunque eso no quiere decir que convivieran.

Los trabajos en la zona de La Güelga se remontan a 1990, aunque durante la primera década se concentraron en una zona denonimada A, algo más baja, y que correspondía al Paleolítico Superior (hace 14.000 años). Los restos descubiertos en este primer punto de investigación avalan otra de las teorías defendidas por este equipo, que concluye que la cuenca del Sella funcionó en la Prehistoria como una misma unidad.

Desde 2000, este equipo de expertos ha centrado todos sus esfuerzos en el lugar actual, denoninado zona B. En este espacio de unos doce metros cuadrados de superficie se inventariaron, sólo en la campaña realizada durante el año 2006, más de mil restos líticos de los que unos 200 eran herramientas útiles que datan de hace 30.000 años. En 2007, el equipo también logró hallar numerosas piezas, suficientes como para poder establecer una teoría sólida sobre la desaparición del neandertal y la aparición del Homo sapiens.

El equipo compuesto por un total de quince expertos se ha desplazado este año a la zona para dar continuidad a los trabajos con la intención de seguir recopilando información sobre lo que pasó en aquella época. El propio director de la UNED en Asturias reconocía que aún quedan muchas incógnitas por desvelar sobre este asunto. Por ejemplo, cómo y por qué el hombre neandertal tuvo presencia en la cuenca del Sella hace 29.000 años pese a que la especie había desaparecido en otras partes de Europa 11.000 años antes, hace 40.000.

Por eso, la UNED tiene intención de continuar con nuevas campañas de excavación en el mes de septiembre que se localizarán no sólo en la cueva de La Güelga, sino también en la zona de Collubil, en el concejo de Amieva. “De esta forma podremos tener una visión completa de la presencia del neandertal en toda la cuenca del Sella”, comentó.

Vía Elcomerciodigital

viernes, julio 18, 2008

Climas áridos y cambiantes habrían ayudado en la extinción Neandertal

Investigadores de la Universidad de Granada, España, han logrado identificar cómo era el clima al momento de la desaparición de los últimos neandertales de la Península Ibérica. Se había vuelto árido y muy inestable.

Cráneos neandertales, por leted

Hace 100 mil años el Hombre de Neandertal habitaba toda Europa, pero hace 30 mil años ya no hay ni un rastro de ellos, lo que se llama la extinción neandertal. ¿Qué les ocurrió? Esta es la pregunta de la paleoantropología. ¿Por qué desaparecieron? ¿Fue por los Homo sapiens que llegaron hace unos 45 mil años a Europa? ¿Acaso lucharon con estos por el nicho ecológico y parecieron?

Tal vez los sapiens llegaron en un momento en que los neandertales estaban debilitados por un cambio en el clima para el cual todavía no se habían adaptado, y los sapiens sí, ya que provenían del medio oriente y de África. ¿Fue eso? ¿O también al ser pocos fueron absorbidos genéticamente dentro de la población sapiens?

El grupo de investigación Mineralogía y Geoquímica de los Ambientes Sedimentario y Metamórfico de la Universidad de Granada reveló que el clima pudo haber tenido un componente importante en la extinción de los neandertales.

Para realizar este estudio, los investigadores utilizaron testigos de barro del fondo marino, que presentan distintas capas que van recogiendo la información climática a lo largo del tiempo. En función de la variación del clima, ya sea más húmedo o seco, los sedimentos que se van depositando en el fondo marino son distintos.

Cuando se recuperan esas muestras se estudia a alta resolución cada centímetro. Para ello, se utiliza un espectrómetro de fluorescencia de rayos X, que permite datar y conocer la edad del sedimento en cada momento, lo que hace posible la reconstrucción climática.

Posteriormente, y basándose en indicadores geoquímicos y paleontológicos, se han reconstruido las temperaturas superficiales, la oxigenación del fondo marino y la productividad que había en la columna de agua del mar.

Esto ha permitido a los investigadores determinar el clima que había en el rango de tiempo que va de hace 50.000 años hasta la actualidad.

La comparación de esos valores de los indicadores con los trabajos de otros autores previos y con los datos de ocupación de los yacimientos en el sur de la Península Ibérica han determinado que, en los momentos de alta aridez e inestabilidad climática, se observaba una menor ocupación en las cuevas.

En el proyecto han colaborado distintos especialistas de las universidades de Stanford y Toronto, la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología Marina-Terrestre y el Museo de Gibraltar, lo que ha hecho posible la utilización de las últimas tecnologías en cuanto a análisis de alta resolución de sedimentos marinos.

Vía Infocosta y EP

jueves, julio 17, 2008

Descubren cráneo de 700 mil años en Alemania

La agencia EFE dio a conocer una noticia muy interesante, al parecer un arqueólogo aficionado descubrió dos fragmentos de un cráneo humano que tendría una antigüedad de 700 mil años.

Fue encontrado en una cueva cercana a Leinetal, cerca de Hanover, en Baja Sajonia (norte de Alemania). Lo descubrió el arqueólogo aficionado, Karl-Werner Frangenberg, quien estaba explorando la cueva con su esposa, en 2002. Al parecer encontraron uno de los fragmentos en esa época y el otro dos años después.

Recién ahora se da a conocer su antigüedad, luego de ser analizado por el antropólogo Alfred Czarnetzki, de la Universidad de Tubinga, quien dio la datación de los restos.

Según Czarnetzki el hueso temporal y el fragmento del hueso parietal descubiertos serían de un Homo erectus, al menos eso dicen las agencias, pero creo que lo deben haber tergiversado ya que dicen “Pithecanthropus erectus”, una terminología que ya no se usa.

Hasta la fecha los restos humanos más antiguos descubiertos en Alemania son los del Homo heidelbergensis, descubiertos en Heidelberg que tienen unos 600 mil años.

Frangenberg y su esposa ya habían descubierto tres cráneos neandertales, así que son arqueólogos aficionados con suerte.

Por ahora no se sabe mucho más sobre este hallazgo, en cuanto consiga más noticias les seguiré contando.

H. sapiens de hace 28.000 años tenía secuencias genéticas comunes en la Europa actual

La pregunta del millón en paleoantropología es si los últimos neandertales se cruzaron con los recién llegados Homo sapiens, que provenían de África. Son muchos los estudios que se realizaron tanto en morfología ósea como en genética. La mayoría se vuelca por negar el cruce, aunque hay quienes lo defienden.

Paglicci 23, Cro Magnon Ahora se ha publicado un nuevo estudio genético que también niega que haya habido un aporte genético neandertal al genoma sapiens. Publicado en PLoS ONE por genetistas italianos, el estudio se basó en el análisis genético de los restos de un Cro Magnon de 28 mil años de antigüedad.

Los Cro Magnon son los primeros Homo sapiens que vivieron en Europa, a donde llegaron hace unos 45 mil años provenientes de África. Este espécimen es el Paclicci 23, descubierto en 2003 en la cueva Paclicci, en Italia. El Paglicci 23 se compone de una tibia, cráneo, mandíbula y maxilar, que fue datado en 28100 años de antiguedad. Se trata de unos restos muy fragmentarios, así que no fue estudiado para anatomía o morfología ni tampoco fue restaurado, lo que lo hizo un buen candidato para una extracción de ADN no contaminado.

Según pudieron ver los científicos, el ADN de aquel hombre coincide con el de los europeos modernos. "Demostrando una continuidad genealógica a lo largo de 28 mil años de los cromagnones a los europeos modernos", dicen los autores en el estudio.

Según Guido Barbujani, antropólogo de la Universidad de Ferrera, Italia, esto sugiere que no habría existido hibridisación neandertal.

Aunque en realidad lo que prueba es que aquel sapiens no tenía familiares neandertales, sin duda un dato muy interesante.

El problema de la contaminación ha sido descartado, ya que en 2003 habían realizado un estudio similar pero había dudas sobre contaminación con ADN de los descubridores, pero para este estudio se han examinado las secuencias de ADN de cada persona que manejó los fósiles, para así descartar cualquier posible contaminación por ADN moderno.

El análisis genético se ha realizado con ADN mitocondrial, el cual no puede descartar por sí solo la posibilidad de que los neandertales y sapiens se hayan cruzado, admiten los propios investigadores.

Sería interesante que realizaran este tipo de estudios genéticos a los fósiles que se consideran híbridos como por ejemplo el niño de Lagar Velho, en Portugal.

Fuentes: NewScientist y ScienceDaly

Referencia

Caramelli et al. A 28,000 Years Old Cro-Magnon mtDNA Sequence Differs from All Potentially Contaminating Modern Sequences. PLoS One, 2008; 3 (7): e2700 DOI: 10.1371/journal.pone.0002700

miércoles, julio 16, 2008

El Sidrón tendría unos 10 mil años más de lo pensado

Vía El Comercio Digital:

El yacimiento de El Sidrón es más antiguo de lo que se creía hasta ahora. El coordinador de las excavaciones arqueológicas en la cueva de Piloña, Javier Fortea, manifestó ayer que «los nuevos métodos de datación sitúan El Sidrón entre los años 48.500 y 49.300 antes de Cristo» y no en torno al 40.000 como se creía hasta ahora. Fortea realizó estas declaraciones en el curso sobre la investigación en la Universidad de Oviedo que se clausuró ayer en La Granda y en el que el catedrático de Prehistoria hizo un recorrido por los descubrimientos que la cueva ha sacado a la luz en los últimos años.

Como consecuencia de esta nueva datación de El Sidrón, Javier Fortea manifestó que «al filo del 50.000 a. C. no había en Europa ningún hombre anatómico moderno». Se sabe por los análisis efectuados sal material genético hallado en la cueva piloñesa, en el que se ha visto una «diversidad genética limitada». Y por esta razón, el profesor de la Universidad de Oviedo cree que «cada vez hay más indicios de que no hubo hibridación entre el neandertal y el Homo sapiens, por lo que no parece creíble que los neandertales contribuyeran a la génesis del hombre actual».

Las catorce muestras óseas con ADN halladas en El Sidrón colocan a la cueva asturiana como la más importante del mundo en cuanto a material genético neandertal. De hecho, en 2007 este yacimiento fue seleccionado en el Proyecto del Genoma Neandertal. Sin embargo, Fortea quiere dar un paso más en la investigación y entrar en el núcleo celular.

Javier Fortea también avanzó que El Sidrón será la portada de la revista 'National Geographic' del número de octubre. La revista de divulgación científica se centrará en las investigaciones llevadas a cabo en la cueva asturiana y difundirá recreaciones de los neandertales a partir de los restos óseos encontrados en el yacimiento. Asimismo, el catedrático de Prehistoria se refirió a la próxima publicación de la secuencia del genoma mitocondrial.

Fortea también realizó un retrato robot del neandertal: cráneo muy voluminoso, prominencia del entrecejo, la nariz y la mandíbula, caja torácica con forma de tonel y robustez y espesor de las extremidades. Hasta el momento, el equipo dirigido por él ha sacado a la luz restos de nueve individuos: cinco adultos, dos adolescentes, un joven y un niño. Y no ha sido fácil. «El Sidrón es la cueva más complicada en la que he estado», asegura el catedrático de Prehistoria.

«Queremos conectarnos con el mundo y hemos encontrado los mejores aliados». Con estas palabras explicaba ayer intenciones el presidente Areces y a la vez agradecía al Ministerio de Cultura y al Instituto Cervantes haber elegido Gijón para celebrar el II Encuentro de Programadores Internacionales de artes escénicas, que se desarrollará hasta el sábado en Laboral Ciudad de la Cultura.

martes, julio 15, 2008

Liang Bua, la cueva donde apareció el Hobbit de Flores

Vía el blog de John Hawks vi una imagen muy interesante, es de Rosino, quien la publicó en su cuenta de Flickr. Se trata de la cueva de Liang Bua, donde fueron descubiertos los restos del famoso Hobbit de Flores, el LB1, el Homo floresiensis. Clic en la foto para super tamaño.

miércoles, julio 09, 2008

El oído del H. heidelbergensis

El escaneo por tomografía computada de un cráneo de Homo heidelbergensis ayudó a un grupo de científicos a reconstruir la estructura del canal del oído de este ancestro de los neandertales. El cráneo tiene 530 mil años de antigüedad, y fue descubierto en la Sima de los Huesos, en Atapuerca. Esto les permitió descubrir que tenían la posibilidad de ser unos charlatanes, si es que tenían lenguaje.

Los neandertales tienen un peso grande sobre sus cabezas, y es que siempre se pensó que apenas si podían emitir algunos sonidos y que no tenían lenguaje, etc. Eso ya está desmentido en la actualidad. Lo mismo se pensó sobre sus antepasados. Pero estos nuevos estudios hacen suponer que podrían haber sido conversadores, al menos eso indican los canales del oído.

Los descubrimientos sugieren que el lenguaje habría aparecido antes de lo supuesto hasta ahora. Muchos paleoantropólogos opinan que apenas apareció hace unos 50 mil años y se dispersó rápidamente, y sólo lo hizo entre los Homo sapiens. Pero también está los que creen que el Hombre de Neadertal también lo tuvo, y que habría emergido mucho antes y gradualmente.

Este cráneo, el famoso Cráneo 5, de H. heidelbergensis indica que al menos hace 530 mil años estaban capacitados para escuchar sonidos de la misma forma que nosotros hoy. “Esto podría reiniciar el debate de si los neandertales podían hablar”, dijo Rolf Quam, paleoantropólogo del American Natural History Museum en New York coautor del estudio.

Este es el primer estudio en el que se utiliza un fósil para reconstruir la percepción sonora de cualquier especie de nuestro género Homo.

Quam dijo que el grupo de científicos de Atapuerca reconstruyó la forma y tamaño de los canales del oído del cráneo mediante tomografía computada.

“El largo del canal del oído puede determinar qué frecuencias de ondas de sonido resonaban y por ende podían ser oídas más fácilmente”, dijo Sunil Puria, de la Stanford University, especialista en patrones de sonido y estructura del oído.

La geometria del canal del oído revela que los patrones de escucha de los heidelbergensis eran iguales a los e los humanos de hoy en día. Tanto ellos como nosotros tenemos un oído que capta una frecuencia en el rango de los 2 kilohertz a 4 kilohertz , dentro del cual entra el sonido del lenguaje hablado.

Los chimpancés tienen una sensibilidad cercana a los 4 kilohertz. “Por supuesto que los primates pueden diferenciar sonidos relativos al habla, también lo hace mi perro, pero la clave es que los humanos tenemos un máximo de sensibilidad en el rango que contiene muchos sobretonos en el lenguaje”, dijo Mark Coleman , de la Midwestern University, especialista primates pero no involucrado en el estudio.

Obviamente los resultados no demuestran fehacientemente que los heidelbergensis hablaban, pero al menos sí tenían la posibilidad. “Estamos diciendo que el oído cambió por alguna razón y esos cambios facilitaron la posibilidad de que se desarrollase el lenguaje”, dijo Quam.

Es de suponer que si tenían esa capacidad de oír era por algo, el cuerpo no invertiría un gasto de recursos en un sistema así largo si no tuviese una utilidad.

Vía ScienceNews

martes, julio 08, 2008

Impacto de comenta hace 12900 años en Norteamérica

En Espaciociencia escribí un artículo que también interesará aquí, sobre el impacto de un asteroide o cometa en Norteamérica hace 12900 años, resumo un poco:

Según Allen West el cometa habría impactado justo en la región diamantera de Canadá. El cometa o asteroide habría tenido al menos 1600 metros de diámetro. Este explotó justo sobre la tierra para al época en que el hemisferio norte estaba en los últimos tiempos de la edad de hielo.

La datación de 12900 años es consistente con las desapariciones conocidas, en Norte América, de los mamuts y de la primera población humana que habitó esa parte del continente en la prehistoria, la apodada “cultura Clovis”.  Aquí en Espaciociencia les contamos sobre el descubrimiento de otro impacto que habrían sufrido los mamuts de Alaska, de donde desaparecieron hace 34 mil años.

Para esa época, la edad de hielo estaba terminando, pero aparte de las extinciones, se conoce desde hace mucho un evento llamado Younger Dryas, que es una pequeña edad de hielo que potenció el frío durante 1300 años más en esta región. Según West, esto también sería consistente con la teoría del cataclismo, ya que este podría haber creado condiciones atmosféricas necesarias para recrudecer nuevamente el frío norteamericano.

Así que el cometa no sólo habría extinguido a los mamuts, sino que habría matado a los descendientes de los primeros americanos en la zona, quizá descendientes de los primeros pobladores de América.

sábado, julio 05, 2008

Historia paleoantropológica, la raza de Cannstadt

El otro día les hablaba de la mandíbula de Naulette, fósil neandertal descubierto en 1866. Esa mandíbula trajo mucho revuelo en Francia, tanto que comenzaron a preguntarse por los orígenes del hombre.

Para esa época ya se estaban barajando dos hipótesis centrales, una, la de Charles Darwin y Thomas Huxley, que decía que todas las “razas” descendían de un ancestro común, monogenistas, y la que decía que había diferentes orígenes para las diferentes razas, poligenistas.

Jean Louis Armand de Quatrefages de Bréau Dos franceses, Jean Louis de Quatrefages y su asistente en el Muséum National d’Historie Naturelle, Ernest Jules Hamy, en 1873, comenzaron a unificar a casi todos los fósiles humanos que habían sido descubiertos hasta la fecha. Querían comprender su relación con las “razas modernas”.

De Quatrefages y Hamy creían en el origen común, o sea eran monogenistas, pero un tanto diferentes a Darwin, ya que no creían en la evolución, sino en la involución. Tenían sus dudas sobre la teoría de la selección natural dada a conocer por Darwin hacía algunos años, en 1859. Y también sobre la evolución en sí. No creían que los humanos descendiesen de algún antepasado simiesco, sino más bien de un grupo racial superior, del cual las diversas razas existentes eran descendientes. Había habido transformación, pero para peor. Sólo los europeos eran descendientes de aquellos arios de los cuales ya hablaban los lingüistas en aquél tiempo, no confundir con la locura nazi posterior.

¿Esto qué tiene que ver con los neandertales y con la paleoantropología?

Que de Quatrefages y Hamy crearon una “especie” paneuropea, una especie menor. Según ellos Europa había estado originalmente poblada por una raza de gente dolicocéfala (de cráneos alargados), con un cráneo parecido al descubierto en Fedhofer, o sea el Neandertal 1, y también similar al descubierto en Gibraltar (otro neandertal) y con una mandíbula como la de Naulette. Los llamaron raza de Cannstadt, en honor a un cráneo robusto y con cejas amplias que había sido descubierto en 1700 cerca de Cannstadt, Alemania.

El asunto es que luego se supo que este cráneo era de un romano, así que no era tan antiguo. Pero como era de huesos gruesos y pesados, lo equipararon a los neandertales. Así sucedió con otros tantos cráneos y huesos de humanos perfectamente modernos como los de Staegnaes, Suiza; Puy en Velay, Francia; y Clichy, cerca de París. El asunto es que tenían frentes bajas y cejas grandes, a la vez que huesos gruesos, pero eran cráneos a lo más antiguo del neolítico.

Como se seguían descubriendo en diversos lugares, le dio bastante credibilidad a la teoría de la raza de Cannstadt. Pero esto sólo prolongó la confusión, ya que se mezclaban con los restos de neandertales, o sea de primitivos pobladores reales. De Quatrefages y Hamy creían que los restos neandertales eran ejemplos extremos de la raza de Cannstadt.

Según ellos decían, no había habido una evolución real, tan sólo una migración de grupos raciales. Ya que según ellos, esta raza de Cannstadt fue reemplazada luego por los braquicéfalos (de cráneo ancho) arios provenientes de Asia. Ellos decían que los Cannstadt terminaron dando lugar a los lapones, los vascos y los fineses, mientras que los arios dieron lugar a los alemanes, a los ingleses y a las otras “razas superiores”.

La cuestión aria, en esa época era más que nada lingüística. Es lo que hoy en día se llama la rama lingüística indoeuropea, a la cual no pertenecen, justamente, la lengua vasca, la finesa y la lapita. De Quatrefages y Hamy lo llevaron al campo de la paleoantropología.

No duró mucho esta creencia, pronto entró en descrédito. Y así terminó otro capítulo interesante de la historia de la paleoantropología.

Fuente

The Neandertals, de Erik Trinkaus y Pat Shipman

Historia de la Paleoantropología

Como parte de nuestras Fichas paleoantropológicas, iremos colgando también la historia de la paleoantropología o el estudio de los orígenes del hombre, con casos curiosos que irán ilustrando cómo esta ciencia se fue convirtiendo en lo que es hoy en día.

El comienzo de la paleoantropología está unido al de la historia del Hombre de Neandertal, cuando en agosto de 1856 fue descubierto el espécimen que luego sería conocido como Neanderthal 1. El lugar fue la cueva Feldhofer en el valle de Neander, en Alemania. Fue bautizado como Hombre de Neanderthal porque así se dice "valle del Neander" en alemán. Es un pequeño valle del río Düssel.

Los restos óseos fueron encontrados en una cantera cercana a la ciudad de Düsseldorf. Esos huesos fósiles eran un casquete craneal, dos fémures, los tres huesos del brazo derecho, dos del brazo izquierdo, parte del hueso ilíaco izquierdo, y fragmentos de la escápula y costillas. Encontrados por los trabajadores de la cantera, fueron dejados a un lado para que los viese un profesor local, naturalista amateur, llamado Johann Karl Fuhlrott. Él sospechó enseguida que esos huesos representaban piezas importantes del pasado de la humanidad, aunque no preveía que serían los primeros restos de homínidos en un estado evolutivo anterior. El libro El origen de las especies, de Charles Darwin no había sido publicado todavía, saldría en 1859.

Fuhlrott envió una descripción del material al anatomista Hermann Schaaffhausen y el descubrimiento fue anunciado conjuntamente en 1857. Así comenzó el estudio de los homínidos fósiles y sus antepasados. Luego vendría la búsqueda sin fin del fantasma del eslabón perdido.

Artículos sobre la Historia de la Paleoantropología

--El mito del Eslabón Perdido

--Primera sociedad paleoantropológica.

--Historia de los fósiles Neandertales

---- La mandíbula de Naulette, fósil neandertal de 1866

---- El primer neandertal era un irlandés idiota

---- William King, quien nombró a los neandertales en 1863

---- Spy, los primeros neandertales completos (1886)



viernes, julio 04, 2008

A los pintores cavernícolas les gustaba cantar

Según un nuevo estudio, las pinturas rupestres del Paleolítico Superior fueron pintadas en las secciones de las cuevas donde la acústica era la mejor, o sea… donde se podía cantar mejor.

Iegor Reznikoff, especialista en música antigua de la Universidad de París en Nanterre, realizó un estudio acústico de varias cuevas con pinturas rupestres de Francia, y descubrió que la mejor acústica era justamente donde estaban las pinturas.

Bisón. Niaux (Ariège, France)

Según Reznikoff incluso la imitación de los sonidos emitidos por algunos de los animales pintados se producen de forma casi natural. Él opina que elegían esos lugares para pintar, porque eran los mejores para cantar, tal vez en algún ritual.

Presentará sus descubrimientos en la próxima reunión de la Acoustical Society of America en París, Francia.

En la Europa de hace 10 mil a 40 mil años, el Paleolítico Superior, la gente solía vivir en cuevas, por lo general en las partes de la entrada, y más al fondo solían realizar pinturas increíbles. Ahora parece que no sólo pintaban en esas regiones, sino que tal vez también cantaban, y esa podría ser una razón por la cual a veces elegían secciones tan incómodas o alejadas de la cueva para realizar sus pinturas.

Según Reznikoff los cavernícolas utilizaban su voz también como forma de ubicarse dentro de las cuevas, a modo de sonar, ya que había pasajes en los cuales no podían utilizar antorchas. “Los alrededores” dijo, “se podrían ver tan sólo a unos metros, luego era todo oscuro. Ya que el sonido llega mucho más lejos que la luz reducida, especialmente en lugares irregulares, la única posibilidad  y seguridad era la de explorar la cueva con sus voces y con el efecto de los ecos”.

Reznikoff sospechaba que la música debía estar relacionada con los rituales que se supone que eran realizados a la hora de pintar cuevas como la famosa de Lascaux en Francia. Así fue que llevó un equipo de vocalistas y probó la resonancia de cada sección de las cuevas de Francia. Probaron diferentes sonidos y  tonos. Los lugares de máxima resonancia, o donde la voz se veía más amplificada y clara, fueron anotados. El 90 % de esos lugares estaban localizados en o muy cerca de lugares donde había arte rupestre.

Incluso descubrieron puntos rojos en las zonas más resonantes, que indican que no era casualidad que las pinturas estuviesen allí.

“¿Por qué las tribuos del Paleolítico eligieron preferentemente lugares resonantes para sus pinturas si no fue para hacer sonidos y cantar mientras realizaban rituales relacionados con las pinturas?”, se pregunta Reznikoff.

Incluso descubrió que no sólo en cuevas se relacionan el sonido con las pinturas paleolíticas. En un lugar llamado Lac des Merveilles en Provenza, hay una roca inmensa y plana que los arqueólogos llaman Piedra Altar, que está cubierta por miles de pinturas. “Allí junto al lago”, dice Reznikoff, “el eco responde a una gran cantidad de melodías y es un placer cantar o tocas música en ese lugar; uno se puede imaginar fácilmente celebraciones usando la voz y cuernos”.

Fuente: LiveScience

jueves, julio 03, 2008

Cómo procesaban los H. erectus a sus presas

Un nuevo estudio, publicado en Journal of Human Evolution, arroja información sobre las costumbres de caza del Homo erectus (Homo ergaster) africano de la región de Koobi Fora, lago Turkana en Kenia.

Los paleoantropólogos, dirigidos por Briana L. Pobiner, del Instituto Smithsoniano, reconstruyeron la adquisición y el procesado de las reses de tres regiones con una antigüedad de 1.5 millones de años de la Formación Koobi Fora, en el norte de Kenia.

Estos yacimientos estaban localizados en lo que se cree que eran un paleoambiente cercano a aguas bajas, con áreas que solían inundarse. También hay evidencia de que había algunos árboles cerca.

Y al parecer los homínidos que vivían en esos yacimientos practicaban una forma de carnear los restos similar. Hay 292 huesos con marcas de corte y 27 con marcas de golpes, de unos 6000 descubiertos. No se encontraron restos humanos, ni restos líticos, tan sólo las marcas de corte que quedan cuando descarnaron los huesos.

Los huesos presentan pruebas de haber sido descarnados, desarticulados y se les ha extraído la medula. Al parecer no hay preferencia pro el tipo de presa, o qué parte del cuerpo elegir, ni si eran más grandes o más pequeñas. Hay cortes en huesos de todo tipo, incluso en cuatro dientes, incluyendo uno de cocodrilo.

También hay evidencia de que algunos huesos fueron luego masticados por hienas.

Referencia

New evidence for hominin carcass processing strategies at 1.5 Ma, Koobi Fora, Kenya”. Briana L. Pobiner, Michael J. Rogers, Christopher M. Monahan, John W.K. Harris. Journal of Human Evolution, Volume 55, Issue 1, July 2008, Pages 103-130.

miércoles, julio 02, 2008

Más sobre la mandíbula de Homo erectus

Hace unos días les conté sobre una mandíbula de Homo erectus que descubrieron en Marruecos, ahora pude conseguir más información, así que completamos.

Fue descubierta en la cantera Thomas I, en Casablanca, por un equipo franco marroquí liderado por Jean-Paul Raynal.

mandíbula homo erectus

Al parecer la mandíbula es el fósil humano más antiguo descubierto en Marruecos hasta la fecha. Y podría ser muy útil a la hora de definir el poblamiento del norte de África, y posiblemente del sur de Europa.

En la misma cantera de Thomas 1 se había descubierto medi amandíbula en 1969, también de Homo erectus. Aquella no había sido ubicada en su contexto, pero este nuevo descubrimiento fue realizado por arqueólogos, que sí lograron posicionar los restos en un contexto que puede ser estudiable, luego.

La morfología de los restos es diferente de las tres mandíbulas descubiertas en Tighenif, Argelia, que fueron utilizadas en 1963 para definir la variedad de Homo erectus del norte de áfrica apodada Homo mauritanicus, datados en 700 mil años antes del presente.

La mandíbula de Thomas I, fue descubierta el 15 de mayo de este año en un estrato ubicado debajo de otro en el que antes habían descubierto dientes (tres premolares y un incisivo) también de Homo erectus, datados en 500 mil años.

Los restos estaban agrupados con herramientas líticas del tipo Achelense , y con restos de gacelas, equinos, osos, rinoceronres, elefantes, etc. También pequeños mamíferos. Se están utilizando diversos métodos de datación para refinar la cronología.

Vía ScienceDaly

martes, julio 01, 2008

El origen de nuestro género Homo podría estar en Eurasia

En Dmanisi descubren que los orígenes del género Homo podrían estar en Eurasia, según un nuevo estudio dentario.

Dmanisi es un yacimiento paleoantropológico ubicado en la república de Georgia, que ha arrojado restos de una especie que ha sido apodada como Homo georgicus. Allí se han descubierto restos humanos de unos cinco individuos, con una antigüedad de 1.7 millones de años.

Varios miembros del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA) del CENIEH (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana) encabezados por María Martinón, junto con el director de Dmanisi, David Lordkipanidze y varios investigadores del Museo Nacional de Georgia han realizado un estudio morfológico y biométrico de 60 restos dentarios recuperados en Dmanisi.

Este estudio se ha completado a través de la comparación de otros restos dentarios de homínidos anteriores, como es el caso de los austrolopithecus u Homo habilis y también con homínidos posteriores como Homo heidelbergensis, Homo neanderthalensis y Homo sapiens.

A través de este trabajo han llegado a la conclusión de que es muy probable que en Dmanisi hayan coexistido 2 especies diferentes, una más similar a las especies africanas, debido a sus rasgos primitivos y la otra especie con rasgos que se asemejan más a otros homínidos como es el caso de Homo erectus (Asia) o incluso a Homo ergaster (África).

Según la Dra. Martinón, Dmanisi tiene claras raíces en los Austrolopithecus africanos, pero es un yacimiento clave para estudiar el origen del género humano en Eurasia. Este estudio sobre la dentición de los homínidos de Dmanisi abrirá con un artículo el próximo número de la revista británica Journal Human Evolution.

Vía Atapuerca.org